Cerca del 25% de lo jóvenes palestinos están fuera de la escuela

Los adolescentes abandonan la escuela debido a la baja calidad de la educación, la violencia física y emocional en las escuelas y el conflicto.

educacion-palestina-abandono-jovenes-unicef

el DiarioSolidario

Casi todos los niños palestinos de entre seis y nueve años asisten a la escuela, pero a la edad de 15 años cerca del 25% de los niños y el 7% de las niñas la abandona. Son datos que se desprenden del estudio ‘Estado de Palestina: Informe de país sobre los niños que no asisten a la escuela’.

El informe, de UNICEF Estado de Palestina y el Instituto de Estadística de la UNESCO, en cooperación con el Ministerio de Educación y Educación Superior (MoEHE), destaca los factores múltiples, y a menudo interrelacionados, que explican por qué los niños no van a la escuela. Los adolescentes, de 14 y 15 años, constituyen cerca de la mitad de todos los niños -hasta la edad obligatoria (15 años)- que no asisten a la escuela. El informe señala que hay más niños en este grupo de edad que se están perdiendo la educación en Cisjordania (18.3%), en comparación con la Franja de Gaza (14.7%)*.

Entre las principales razones para el abandono escolar se incluyen la educación de baja calidad, que a menudo se considera no relevante para sus vidas, la violencia física y emocional en las escuelas -incluso por parte de maestros y compañeros-, y el conflicto armado.

“Llegar a los niños que corren el mayor riesgo de abandonar la escuela, como los adolescentes, y abordar los problemas que enfrentan antes de que sea demasiado tarde, es fundamental para mantenerlos en clase”, explica Genevieve Boutin, representante especial de UNICEF en el Estado de Palestina. “Crear empleos para jóvenes graduados también es una prioridad, especialmente en la Franja de Gaza, donde más del 60% de los jóvenes están desempleados”.

“Llegar a los niños que corren el mayor riesgo de abandonar la escuela, como los adolescentes, y abordar los problemas que enfrentan antes de que sea demasiado tarde, es fundamental para mantenerlos en clase”, explica Genevieve Boutin, representante especial de UNICEF en el Estado de Palestina. “Crear empleos para jóvenes graduados también es una prioridad, especialmente en la Franja de Gaza, donde más del 60% de los jóvenes están desempleados”.

El informe destaca cómo una mejor educación adaptada y la oferta de servicios de apoyo -para satisfacer las necesidades de los estudiantes individuales, particularmente para aquellos que se quedan atrás-, pueden ayudar a reducir la deserción escolar. Esto incluye un plan de estudios flexible, diferentes tipos de oportunidades de refuerzo para el aprendizaje y servicios de asesoramiento en las escuelas.

“El acceso a una educación de calidad en un entorno escolar seguro ayudará a todos los niños a permanecer en la escuela y desarrollar el conocimiento y las habilidades necesarias para progresar en la vida”, asegura Boutin.

Llegar a la escuela también puede llegar a convertirse en todo un desafío para los adolescentes varones en el Estado de Palestina. En Cisjordania, los niños a menudo se ven obligados a pasar por varios puestos de control, barricadas y rodear los asentamientos israelíes solo para llegar a clase. Esto puede ser especialmente difícil para los adolescentes, ya que es más probable que sean detenidos e interrogados en el camino a la escuela.

En la Franja de Gaza, las clases están superpobladas, con un promedio de 37 niños por clase. Entre los inscritos en los grados 1 a 10, alrededor del 90% van a escuelas de doble turno. Esto reduce las horas de aprendizaje y la capacidad de los maestros para apoyar adecuadamente a los niños, especialmente aquellos que tienen dificultades en el aprendizaje o el comportamiento.

“Los niños que avanzan con más lentitud en clase tienen más probabilidades de abandonar y, por lo tanto, corren un mayor riesgo de abuso y explotación fuera de la escuela”, declara Boutin. “Estar en la escuela no solo ayuda a los niños palestinos a aprender y desarrollarse, sino que también les proporciona estabilidad y habilidades para la vida que son particularmente importantes en un ambiente de tan alto estrés“.

El informe también señala que la violencia afecta a la educación de muchas maneras. Más de dos tercios de los niños de 1º a 10º grado dicen haber estado expuestos a la violencia emocional y física en sus escuelas y, debido al conflicto, más de 29.000 niños en 2017 interrumpieron su escolarización en los 170 ataques y amenazas de ataques a escuelas, estudiantes o docentes que dificultan aún más la asistencia a la escuela.

Cumplir con el derecho a la educación de todos los niños en el Estado de Palestina

Para ello, UNICEF solicita mejorar la calidad de la educación en las escuelas de bajo rendimiento académico. Aumentar el acceso a servicios educativos personalizados, dentro y fuera de la escuela, incluidos programas de refuerzo y apoyo educativo durante todo el año. Mejorar la capacitación y el apoyo técnico a los docentes para la educación inclusiva. Dirigir y adaptar los servicios de apoyo dentro de la escuela y otros servicios, como asesoramiento, programas de asistencia social y servicios de salud. Mejorar y ampliar los programas de prevención de la violencia en las escuelas, incluida la capacitación positiva en materia de disciplina para los docentes. Y proteger las escuelas de la violencia relacionada con el conflicto, incluidas las incursiones de las fuerzas de seguridad y militares.

Fuente: UNICEF

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

 

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*