#DéjenlesVivir. Por los indígenas, por la naturaleza, por toda la humanidad

indígenas-campaña-déjenles-vivir-survival
Foto: Survival | Campaña #DéjenlesVivir

Laura de Luis.
Responsable de Comunicación
Survival International, el movimiento global por los pueblos indígenas

En lo recóndito de la Amazonia se vive una lucha descarnada que apenas trasciende más allá de su inabarcable manto verde, menguante a cada segundo. Tribus que rechazan el contacto con el mundo exterior viven en una huida constante. Escapan de los foráneos, a menudo violentos y armados hasta los dientes, que invaden sus territorios para explotar económicamente los suculentos recursos naturales que albergan.

Los pueblos indígenas en aislamiento son, sin duda, los más vulnerables del planeta. Están luchando para sobrevivir y si no se protegen sus tierras se enfrentan a una catástrofe.

Pero vayamos por partes.

Se calcula que en el mundo hay más de 370 millones de personas indígenas, de las que 150 millones viven en sociedades tribales. Representan la minoría más mayoritaria de la humanidad.

Los pueblos indígenas y tribales han desarrollado formas de vida en gran parte autosuficientes y extraordinariamente diversas, y cuentan con un conocimiento irremplazable de sus entornos naturales. No es casual que el 80% de las zonas con mayor biodiversidad del planeta sean, o hayan sido, sus hogares ancestrales.

Su sabiduría es imprescindible en la lucha contra el cambio climático, y sin embargo, sigue siendo menospreciada e ignorada.

A pesar de su gran número y de la inmensa pluralidad que representan, son una de las minorías más amenazadas en este mundo cada vez más homogéneo.

Pocos saben que, en pleno siglo XXI, las sociedades industrializadas los siguen sometiendo a una violencia genocida, a la esclavitud y al racismo de forma sistemática. Empresas multinacionales, terratenientes agroganaderos, la industria petrolera, minera, maderera, turística e, incluso, ONG conservacionistas arrebatan a los pueblos indígenas sus tierras y recursos bajo la mirada cómplice de gobiernos, y los abocan a un desarraigo y devastación sin igual.

Menos, aún, han oído hablar de la existencia de los pueblos indígenas no contactados. Aunque sabemos muy poco de ellos, sí sabemos que suman más de un centenar en todo el mundo. La mayor parte se concentra en la “frontera de los no contactados“, en los bordes limítrofes de Perú, Brasil y Bolivia, aunque también hay tribus en Colombia, en el Chaco paraguayo, en las islas Andamán de la India y en Papúa Occidental.

También sabemos que los pueblos indígenas en aislamiento no mantienen un contacto pacífico con nadie del mundo exterior. Es su decisión, y desborda de lógica si consideramos las consecuencias nefastas que el contacto ha tenido para antepasados, familiares o tribus vecinas, y que conocen bien gracias a quienes lograron sobrevivir a él.

A principios de los 80, por ejemplo, a raíz de las exploraciones petrolíferas de Shell se estableció contacto con el pueblo indígena aislado nahua en Perú. A los pocos años, el 50% de los nahuas había muerto.

Los pueblos indígenas no contactados son los más vulnerables del planeta. Poblaciones enteras están siendo exterminadas por la violencia ejercida por los foráneos que les arrebatan sus tierras y recursos, y por enfermedades como la gripe y el sarampión frente a las que no tienen inmunidad.

Su genocidio se lleva perpetrando desde hace siglos y si no actuamos seguirán siendo aniquilados.

En Survival International trabajamos por los pueblos indígenas no contactados desde nuestra fundación en 1969. Ahora acabamos de lanzar la campaña urgente #DéjenlesVivir para que la sociedad civil se sume al activismo necesario para detener su aniquilación.

Aunque pueda parecer una paradoja, para que les dejen vivir en paz es crucial denunciar que están siendo aniquilados. Si no, quienes roban sus tierras seguirán perpetuando su exterminio con total impunidad, sin que trascienda que están desapareciendo de la faz de la Tierra. Por ello es necesaria una oleada de apoyo internacional, porque solo así podremos presionar a los gobernantes para que cumplan con su deber y garanticen el respeto de los derechos territoriales y humanos de estas personas. Para que puedan vivir en sus tierras como elijan, y tener un futuro al que mirar.

Los pueblos indígenas no contactados no son reliquias primitivas de un pasado remoto, sino que, como nosotros, viven aquí y ahora. Son nuestros contemporáneos y una parte esencial de la diversidad humana.

Cuentan con un vasto conocimiento botánico y zoológico, y una comprensión única de lo que es una vida sostenible. Hay evidencias irrefutables de que los territorios indígenas son la mejor barrera contra la deforestación, especialmente en la selva amazónica.

Desde Survival International estamos haciendo todo lo que podemos para garantizar la protección de sus tierras y detener así su aniquilación. Es una obligación moral. Pero, además, es una necesidad. Por los indígenas, por la naturaleza, por toda la humanidad.

 

el DiarioSolidario es un periódico participativo.

Si estás interesado en escribir un artículo de opinión, contáctanos.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

 

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*