La basura electrónica europea contamina la cadena alimentaria de África

basura electrónica
Barriada de Agbogbloshie, los residentes subsisten, principalmente, de la recuperación y venta de cable de cobre y otros metales de los desechos electrónicos | BAN

el DiarioSolidario

Equipamientos electrónicos enviados desde Europa a Ghana provocan la contaminación de la cadena alimentaria por plásticos altamente tóxicos. La investigación de las organizaciones IPEN y Basel Action Network (BAN) revala el grave perjuicio para la salud de la población de la basura electrónica del viejo continente.

Los técnicos han encontrado los niveles más altos de dioxinas bromadas y cloradas, algunos de los químicos más peligrosos en la Tierra, en huevos de gallina de corral en Agbogbloshie, Ghana. La contaminación se debe principalmente a la ruptura de los componentes electrónicos desechados y la combustión de plásticos para recuperar metales. Los plásticos de tapicería de vehículos también se queman y contribuyen a la contaminación.

Los investigadores analizaron los huevos de los pollos criados en libertad que se alimentan en la barriada de Agbogbloshie, hogar de aproximadamente 80.000 personas que subsisten, principalmente, mediante la recuperación y venta de cable de cobre y otros metales de los desechos electrónicos.

De Europa a Ghana

El proceso de romper y quemar la carcasa de plástico y los cables, para extraer los metales, libera sustancias químicas peligrosas que se encuentran dentro de los plásticos, como los retardantes de llama bromados, y crea productos químicos altamente tóxicos como las dioxinas y furanos bromados y clorados. La muestra de huevos reveló niveles alarmantemente altos de algunos de los químicos más peligrosos y prohibidos en el mundo, incluyendo dioxinas, dioxinas bromadas, PCB, PBDE y SCCP.

Desde BAN han rastreado los envíos de dispositivos electrónicos usados ​​desde Europa a Ghana. El informe de la organización de 2018, “Agujeros en la economía circular: la filtración de RAEE de Europa”, reveló cómo los desechos electrónicos de hogares y empresas en Europa, equipados con rastreadores electrónicos, acabaron en países en vías de desarrollo.

En África, los desechos electrónicos europeos se vertieron ilegalmente en Ghana junto con ubicaciones en Nigeria y Tanzania.

Claves de la contaminación:

Un adulto que come solo un huevo de un pollo de corral que se alimenta en el depósito de chatarra de Agbogbloshie y los barrios marginales, excedería en 220 veces la ingesta diaria tolerable (TDI) de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) para dioxinas cloradas.

El consumo diario típico de huevos por persona en Ghana es menos de un huevo por día, pero incluso ingerir 2,5 gramos de un huevo por día excedería el TDI de la EFSA en más de 15 veces.

Los PCB (prohibidos en los EE. UU en 1979, y en la UE en 1987) en estos huevos fueron cuatro veces más altos que el estándar de la UE y 171 veces más elevados que el estándar para las dioxinas y los PCB similares a las dioxinas.Los huevos también contenían niveles muy altos de retardantes de llama de PBDE y el producto químico de corte de metales y de procesamiento de PVC SCCP, así como niveles relativamente altos de otros COP, como el pentaclorobenceno y el hexaclorobenceno.

El informe hace referencia a los datos de un estudio de muestreo de huevos más grande, el estudio IPEN, ARNIKA y CREPD recientemente publicado: “Contaminantes orgánicos persistentes en huevos: Informe para África”, que revela cómo los controles débiles en los tratados internacionales permiten a los países desarrollados exportar desechos electrónicos a países en desarrollo, lo que lleva a la contaminación de la cadena alimentaria de forma peligrosa. La evidencia sombría, dicen los investigadores, pide una acción inmediata para fortalecer las leyes internacionales que restringen los productos químicos peligrosos en los desechos y para enumerar las dioxinas bromadas en los Convenios de Estocolmo y Basilea en la próxima Conferencia de las Partes.

Responsabilidad europea

La exportación de desechos electrónicos y los productos químicos tóxicos que contienen podrían evitarse mediante un acuerdo sobre límites de desechos peligrosos más estrictos en el Convenio de Estocolmo, conocido como Niveles de contenido de COP bajo (LPCL).

 «Europa debe lidiar con sus desechos electrónicos tóxicos en lugar de enviarlos a países en desarrollo, como Ghana, donde los químicos peligrosos contaminan a las poblaciones (especialmente a los más vulnerables) y al medio ambiente, como resultado del mal manejo y las prácticas de eliminación indiscriminadas existentes. «África no debe ser utilizada como vertedero electrónico, ya que no tenemos capacidad tecnológica para tratar los desechos que contienen altos niveles de contaminantes orgánicos persistentes», aseguraba el representante de la Agencia de Protección Ambiental de Ghana y ex presidente de la Conferencia de Partes en el Convenio de Estocolmo, Sam Adu-Kumi.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*