Bubisher, un pájaro que enseña

Hace diez años nadie podía imaginar el éxito del proyecto Bubisher. Este año se cumple una década de una iniciativa impulsada por escritores que buscaban promover la creación de bibliotecas en los campamentos de refugiados saharauis. Lo que comenzó siendo un sólo bibliobus, hoy cuenta con varios microbuses que recorren las Wilayas cargados de libros y tres bibliotecas fijas.

Se eligió el nombre de ´Bubisher´ por ser un pequeño pájaro del desierto que forma parte de la cultura saharaui, y cuya llegada anuncia buenas noticias. Bubisher ya no es sólo un pájaro del desierto, posiblemente hoy es más para los saharauis fuente de aprendizaje y enseñanza del idioma español que un ave.

El primer problema que se encontró el proyecto fue la falta de libros en castellano, afortunadamente, desde Galicia surgió la idea de mandar un bibliobus con libros donados por editores. Al principio el trabajo recaía sobre voluntarios españoles, pero posteriormente se hizo indispensable contar con personal saharaui para afianzar definitivamente el proyecto.

En la actualidad 14 voluntarios se encargan de las tres bibliotecas, gestionando las entras y salidas de los libros, viendo como cada año aumenta la cifra de préstamos. Sólo el año pasado se sacaron más de tres mil libros. Los cuatro bibliobuses se acercan cada mañana a los colegios donde se les lee un cuento a los menores y se les invita a acercarse a la biblioteca para conocer más historias. En las bibliotecas se pueden encontrar libros en español y en árabe.

El dato que muestra el éxito del proyecto es la creación de clubs de lecturas en cada una de las Wilayas. Echando la vista atrás, el proyecto no contaba con el respaldo de la población saharaui por ser una cultura que transmite las historias oralmente, sin necesidad de escribirlas. Sin embargo, esas mismas personas han sido quienes dieron el  espaldarazo definitivo a un proyecto que ya comienza a estar arraigado en la vida de los campamentos.

Los libros donados son nuevos, especialmente seleccionados para el proyecto, y al igual que en una biblioteca española, se identifican para llevar el control. Bubisher no sólo está logrando el objetivo de mejorar el idioma español entre la población saharaui, también está promocionando la lectura.

El proyecto se financia casi en su totalidad gracias a la solidaridad de muchas personas. La última iniciativa lanzada para costear la construcción de una cuarta biblioteca ha sido la publicación del libro “El niño de la luz de plata”. Un libro escrito por niños saharauis de un club de lectura con formato vertical, del que hasta la fecha se han vendido más de tres mil ejemplares.

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*