Cinco ONG piden al Gobierno y a los partidos políticos que se comprometan a suspender la venta de armas a Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos

El Contador de la vergüenza

el DiarioSolidario

Las ONG de la campaña Armas Bajo Control (Amnistía Internacional, Fundipau, Greenpeace y Oxfam Internacional) y Save the Children se han unido para exigir al Gobierno y a los partidos políticos que se presentan a las elecciones generales que se comprometan a suspender las exportaciones de armas a la coalición saudí que interviene en Yemen hasta que no exista riesgo de que se puedan usar para cometer atrocidades.

Las organizaciones han recordado que, según la ONU, el conflicto de Yemen es la mayor catástrofe humanitaria actual. Mediante la colocación de un contador al que han llamado “El Contador de la vergüenza” han denunciado que España autorizó exportaciones de armas a la coalición saudí que interviene en Yemen por valor de 2.071 millones de euros entre 2015 y junio de 2018. Entre 2016 y noviembre de 2018, en el mismo tiempo en que murió una persona  a causa del conflicto, España autorizó 30.000 euros en armas.

Durante el acto han recordado que las exportaciones son ilegales porque violan la legislación española e internacional y que España corre el riesgo de ser cómplice de la comisión de crímenes de guerra. 

Cuatro años de barbarie y de datos que matan

Cuando se cumplen cuatro años de bombardeos, las ONG señalan la necesidad de detener el envío de armas a este conflicto para que cese el derramamiento de sangre.

Según Naciones Unidas, entre marzo de 2015 y junio de 2018 hubo al menos 16.706 víctimas civiles en el conflicto (6.475 personas muertas y 10.231 heridas). Aunque apuntan que es probable que la cifra real sea mucho mayor. Así, Armed Conflict Location and Event Data Project (ACLED) registró 60.223 muertes de civiles y combatientes, sin contar las víctimas del cólera y de la hambruna entre enero de 2016 y finales de noviembre de 2018.

Asimismo, alertan que los datos del conflicto son demoledores: de una población de 29 millones de personas, 24 millones de personas, más del 80% de la población necesita ayuda para sobrevivir y una de cada tres personas, fundamentalmente mujeres, niñas y niños, están a un paso de la hambruna. Más de 16 millones de personas no tienen acceso al agua potable y 15 millones de personas no tienen acceso a servicios sanitarios mínimos ya que los hospitales están cerrando por no tener  medios.

Más implicación

Según Save the Children, alrededor de 85.000 menores de cinco años podrían haber muerto por hambre u otras enfermedades desde el inicio del conflicto y al menos uno de cada diez niños se han visto obligados a abandonar sus hogares.

Amnistía Internacional ha documentado 36 ataques aéreos de la coalición saudí que presuntamente violaron el derecho internacional humanitario, muchos de los cuales podrían constituir crímenes de guerra. Estos ataques causaron 512 muertes de civiles  y 433 personas civiles heridas.

Las organizadoras de la campaña piden más implicación de España para aliviar el sufrimiento de la población. Desde el inicio del conflicto hasta la fecha, España ha aportado 1,8 millones de euros a Yemen, es decir, 0,01 céntimos por persona por año. Muy lejos de los 37 millones de euros con los que debería contribuir según los cálculos de Oxfam basados en la renta de cada país. En comparación con el valor de la venta de armas, los fondos de cooperación representan el 0,078%. Según Naciones Unidas, de 50 países que contribuyen a la crisis en Yemen, España ocupa el puesto 26, por debajo de la media.

Acuerdo con Arabia Saudí

Tras condenar los asesinatos perpetrados contra la población civil en Yemen en un ataque de la coalición saudí contra un vehículo escolar en agosto que causó la muerte de más de 40 niños, el actual Gobierno español anunció en septiembre de 2018 que cancelaría la venta a Arabia Saudí de 400 bombas de precisión estadounidenses tras la firma de un contrato  entre el Ministerio de Defensa español y Arabia Saudí en 2015. Desafortunadamente  se retractó de su decisión, alegando la necesidad de “honrar un contrato” tras fuertes presiones saudíes, pese a los indicios creíbles de que este tipo de bombas se han utilizado en la comisión de decenas de presuntos crímenes de guerra en Yemen.

Las ONG calificaron de decepcionante que el Gobierno se decantase por los intereses económicos a costa del respeto a los Derechos Humanos. La buena noticia es que el Gobierno ha asegurado en diferentes foros no haber vendido nada nuevo a los saudíes ni firmado nuevos contratos con Arabia Saudí, aunque no ha confirmado si ha revocado las licencias de las autorizaciones pendientes del Gobierno anterior. Solo podrá saberse si esto es así cuando el Gobierno publique, en los próximos meses, el informe anual de exportaciones de 2018 y rinda cuentas ante el nuevo Congreso de los Diputados.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*