La escasez de combustible en Sudán ralentiza la ayuda humanitaria

ACNUR ha manifestado que si bien se ha logrado revertir la situación con la disponibilidad de un poco de combustible, se prevé una escasez adicional en los próximos meses.

Foto: ACNUR

el DiarioSolidario

La actual escasez de combustible está frenando las operaciones humanitarias. La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), informó que la escasez de combustible en todo el país ha empeorado desde finales de marzo, lo que está afectando a la logística de respuesta.

En Kordofan del Sur, algunas ONG internacionales no pueden acceder a sus reservas de combustible almacenadas en las estaciones de servicio de la capital del estado, Kadugli. Solo se les permite recibir una cantidad limitada de combustible, que no consideran suficiente para sus operaciones. Ante esto, la ONU ha solicitado a la Comisión de Ayuda Humanitaria en Kordofan del Sur que facilite el acceso de las organizaciones internacionales a las reservas de combustible.

En cuanto a las agencias de la ONU, la Fuerza Provisional de Seguridad de las Naciones Unidas para Abyei (UNISFA) ha acordado suministrar combustible a todas las agencias de la ONU con base en Kordofan del Sur.

Además, la falta de diesel para los generadores y las bombas de agua afectará la cadena de frío para las vacunas y podría generar escasez de agua para beber, el ganado y la agricultura, lo que eventualmente tendrá un impacto en la seguridad alimentaria. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), así lo ha confirmado en su informe Early Warning Early Action sobre seguridad alimentaria y agricultura para abril-junio de 2018, apuntando que la situación amenaza la temporada agrícola 2018/2019.

Transporte costoso: comida cara

La Red del Sistema de Alerta Temprana contra la Hambruna (Fews Net) ha informado que la escasez de combustible coincidió con la alta inflación y la depreciación de la moneda local tras los cambios macroeconómicos en el nuevo presupuesto anual de Sudán. Esto ha llevado a altos costos de transporte, lo que a su vez ha generado el encarecimiento de alimentos y otros artículos en diferentes partes del país.

El economista de la Universidad El Nilein en Jartum, el Dr. Hassan Bashir, dijo que el aumento del tipo de cambio del dólar estadounidense ha llevado a un aumento en los costos de producción en Sudán. “Ha agravado la inflación y los precios cíclicos, así como el deterioro del poder adquisitivo que tiene la libra sudanesa”.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

 

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*