¿Qué podemos hacer para detener los incendios en el Amazonas?

incendios amazonas

el DiarioSolidario

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, acusó a los grupos ecologistas de provocar incendios en la Amazonía mientras intenta desviar las crecientes críticas internacionales de su incapacidad e inacción para proteger el pulmón de la tierra.

Desde febrero se ha aumentado en un 40% las áreas deforestadas en la Amazonia: dos hectáreas de bosque por minuto. Asimismo, Brasil ha tenido 72.843 focos de incendios en lo que va del año, un aumento del 84% en el mismo período en 2018, y 9.000 sólo en la última semana, según el Instituto Nacional de Investigación Espacial del país. Más de la mitad de ellos estaban en la Amazonía.

El fuego avanza también en áreas de protección ambiental: 68 incendios se han producido en territorios indígenas y zonas de conservación.

Un importante aumento de la deforestación se produjo durante el mes de julio, que fue seguido por una extensa quema en agosto. Medios locales informan de que los agricultores, en algunas regiones, están organizando «días de incendio» para aprovechar una aplicación más débil de las leyes por parte de las autoridades.

Más permisivilidad

Desde que Bolsonaro asumió el poder, la agencia ambiental ha emitido menos sanciones y los ministros han dejado en claro que sus simpatías son con los madereros en lugar de con los grupos indígenas que viven en el bosque. El jefe de la agencia espacial de Brasil fue despedido el mes pasado después de que el presidente pusiera en tela de juicio los datos oficiales de deforestación emitidos por los satélites.

Del mismo modo, el presidente otorgó desde el inicio de su mandato al ministerio de Agricultura el poder de delimitar las reservas naturales indígenas para priorizar el aumento de las exportaciones agrícolas para crear más hectáreas destinadas a tierras de cultivo. En gran medida para cubrir la demanda mundial en soja, carne, azúcar y madera.

¿Qué podemos hacer?

El movimiento Fridays For Future ha combocado concentraciones en las embajadas de Brasil de todo el mundo para este viernes, 23 de agosto. La cita es a las 12:00 del mediodía.

Exigir al gobierno en funciones la denuncia pública de la situación actual en Brasil, y la aprobación, lo antes posible, de la declaración de emergencia climática y la toma de medidas medioambientales.

Los ciudadanos a través de nuestro consumo consciente y crítico podemos convertirnos en grupo de presión.

Conocer e informanos sobre las poblaciones indígenas, quienes son responsables de proteger el 80% de la biodiversidad del planeta.

Mostrar nuestro rechazo a la situación actual a través de redes sociales. #PrayForAmazones o #AmazonRainforest

Noruega (30 millones de euros) y Alemania (35 millones de euros) han detenido o limitado sus aportaciones al fondo amazónico de Brasil, que apoya a diferentes ONG ambientalistas y agencias gubernamentales.

Noticia relacionada: Más de 340 organizaciones piden a la UE paralizar las negociaciones comerciales con Brasil

Por su parte, Bolsonaro ha sugerido, por un pálpito y sin pruebas, que los incendios los iniciaron las ONG para avergonzar a su gobierno. “Sobre la cuestión de la quema en la Amazonía, en mi opinión, los incendios pueden haber sido iniciados por las ONG porque pierden dinero, ¿cuál es su intención? Atraer problemas a Brasil ”, dijo el presidente en un congreso de la industria del acero en Brasilia.

Desmantelamiento de la política ambiental

Activistas ambientales aseguraron que sus comentarios fueron un intento absurdo de desviar la atención del problema de la falta de supervisión y el estímulo tácito de la tala ilegal de bosques.

«Los que destruyen el Amazonas y dejan que la deforestación continúe sin cesar tienen el respaldo de las acciones y políticas del gobierno de Bolsonaro. Desde que asumió el cargo, el gobierno actual ha estado desmantelando sistemáticamente la política ambiental de Brasil «, ha afirmado de Greenpeace Brasil, Danicley Aguiar.

El problema no se limita a Brasil. La vecina Perú, Paraguay y Bolivia también experimentas incendios forestales inusualmente grandes que, según los informes, han destruido 5.180 kilómetros cuadrados de bosque en el país boliviano.

Imágenes desde el departamento de Santa Cruz muestran monos y otros animales corriendo en busca de refugio en medio de un paisaje reducido a cenizas. Las instantáneas del satélite Copérnico muestran que fue principalmente un incendio en Bolivia quien provocó el oscurecimiento de los cielos durante el lunes en Sao Paulo, a miles de kilómetros de distancia.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

1 Trackback / Pingback

  1. En peligro pueblos indígenas no contactados de la Amazonia | DS

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*