Miles de iraquíes desplazados no regresan a sus hogares por temor a las minas antipersonas

Aproximadamente 2,1 millones de civiles siguen desplazados debido al conflicto reciente y a las condiciones inseguras que impiden un regreso seguro.

el DiarioSolidario

Según los últimos datos recogidos entre el 12 de diciembre de 2017 y el 14 de enero de 2018, el 52% de las personas desplazadas no regresarán a sus casas hasta no que estén totalmente fuera de peligro. Además, 1 de cada 10 desplazados internos en los campamentos encuestados no se plantean regresar a sus hogares por temor a la contaminación y al riesgo de explosión de algún artefacto dentro o cerca de sus hogares.

Actualmente, existe una gran preocupación en Irak por el número de explosivos sin detonar. Por ello, el Gobierno de Irak ya trabaja conjuntamente con entidades gubernamentales y grupos de acción especializados en minas antipersonales como parte de los trabajos por estabilizar y rehabilitar el país. Lamentablemente, todos los esfuerzos y apoyos con los que cuenta el Gobierno iraquí no son suficientes para limpiar de explosivos todas las áreas marcadas como peligrosas.

Australia acaba de comunicar que destinará 8 millones de euros al Servicio de las Naciones Unidas de Actividades relativas a las Minas (UNMAS), para llevar a cabo un reconocimiento y limpiar las zonas liberadas del Estado Islámico que se sospechan podrían verse afectadas por los peligros de explosivos. Esta ayuda es un apoyo directo de las prioridades del Gobierno iraquí en su política de Dirección de Acción contra las Minas (DMA) “Plan Estratégico y Ejecutivo Nacional para Acción contra las Minas para 2017-2021” que tiene fijado el objetivo de acabar con el 50 por ciento de los explosivos para 2021.

La Embajadora de Australia en Irak, Joanne Loundes, ha manifestado que “Australia se enorgullece de asociarse con la UNMAS” y ha recordado que a pesar de las zonas del país que ya no son controladas por el Estado Islámico, aún “los explosivos permanecen ocultos en los hogares, escuelas, hospitales y carreteras de las antiguas zonas controladas”.

En colaboración con la Dirección de Acción contra las Minas (DMA), la UNMAS ofrecerá atención especializada a las personas que viven o regresan a las zonas liberadas en una campaña de concienciación que busca reducir la amenaza que representan los explosivos. Se dará prioridad a las comunidades afectadas y sobre las que se tienen indicios de la existencia de explosivos.

Irak afronta así un serio problema no siempre visible para la comunidad internacional. Hasta que no se despejen estas áreas, las personas desplazadas no podrán regresar a sus hogares, estancándose los esfuerzos de estabilización y reconstrucción, y continuando el costo humano.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

 

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*