Khalida Nasreen: la mujer que lucha contra el polio en Pakistán

Khalida Nasreen Polio
Khalida Nasreen dedica su vida a salvar del polio a los niños pakistaníes

el DiarioSolidario

La poliomielitis es una enfermedad altamente infecciosa que generalmente afecta a niños menores de cinco años. Más conocido como poliovirus, el virus de la polio se transmite de persona a persona, por lo general mediante el agua contaminada. La enfermedad ataca el sistema nervioso y, en algunos casos, produce parálisis. Si bien no tiene cura, existen vacunas altamente efectivas.

En este momento, la poliomielitis es endémica en solo tres países: Pakistán, Afganistán y Nigeria. En Pakistán, el quinto país más poblado del mundo, se encuentra cerca de su erradicación. La cantidad de casos ha bajado de 306 en 2014 a 13 en 2019, pero las pruebas ambientales muestran que el virus aún está presente en el país.

En todo el país, un cuarto de millón de trabajadores de primera línea participan en los esfuerzos para vacunar a los 40 millones de niños menores de cinco años.

Trabajo y cambio en la sociedad

Khalida Nasreen se involucró  hace 22 años, cuando era concejala local en Orangi Town, en Karachi. Para conseguir los niveles actuales de éxtio, «ha sido fundamental en el reclutamiento de mujeres de la comunidad que tienen las habilidades, la educación, la confianza y el acceso adecuados», confirma.

En 2014 a Nasreen se le asignó una tarea de vacunación contra la polio en el vecindario de Mehsud. La mayoría de los residentes eran de áreas tribales y se negaban. Una zona conflictiva, donde en abril de 2016 siete policías que vigilaban a los equipos de poliomielitis eran asesinados por los terroristas.

Gracias a su trabajo y el de su equipo, hoy los residentes les acercan los pequeños para la inoculación.

Aún así, cada mañana, a las 5 a.m., Nasreen se sube a una motocicleta y recorre Karachi, yendo puerta en puerta para vacunar a los niños de la capital. Es un trabajo peligroso, pero eso no la detiene. Gracias a sus esfuerzos, la prevalencia de la poliomielitis en la ciudad ha disminuido, y se ha creado un futuro más brillante para la próxima generación de niños pakistaníes.

Khalida Nasreen
Khalida Nasreen se mueve en moto debido a problemas de salud y para poder reaccionar con celeridad ante cualquier emergencia

En la actualidad cerca de 260.000 trabajadores de primera línea están involucrados en la campaña de vacunación, apoyada por personalidades reconocidas del mundo de la religión, el deporte, la actuación y la medicina. Un cambio de estrategia en relación a la vacunación ha llevado a una mejor aceptación por parte de las comunidades.

«Durante mucho tiempo ha habido miedo, pero eso ha mejorado desde que el enfoque basado en la comunidad despegó», afirma Nasreen. “Establecemos una relación con las familias al escuchar sus problemas, conociéndolos».

Desinformación

A finales del mes pasado la publicación de dos vídeos falsos hizo revivir viejos fantasmas de los efectos de las vacunas entre la sociedad. El 22 de abril, varios miles de niños fueron trasladados al hospital en el noroeste del país por sus padres después de que una grabación circulara por Facebook. Un hombre aseguraba que los pequeños enfermaban después de recibir las vacunas.

Horas más tarde, surgió un segundo vídeo, en el que el mismo personaje intentaba demostrar que los pequeños enfermos se encontraban hospitalizados. Posteriormente se demostró que los críos fingían. Demasiado tarde para un país tan sensible en la materia. Una turba incendió parte de un establecimiento de salud del gobierno.

Días más tarde, profesionales de la salud e incluso policías sufrieron ataques y fueron asesinados en diferentes sucesos ocurridos en varias zonas del estado. El gobierno se vio obligado a detener la campaña de vacunación.

«No se puede cerrar el programa hasta que se erradique la polio». «Ningún niño pequeño debería contraer el virus en estos días». Khalida Nasreen

En el país persisten los rumores de que los programas de inmunización son dañinos o son una cobertura para los intereses extranjeros.

Algunos padres aún se quejan de la frecuencia con que se realizan las campañas de vacunación en áreas de alto riesgo o de la falta de acceso a la atención médica básica y al agua filtrada en las comunidades marginadas. Sin embargo, el Centro Nacional de Operaciones de Emergencia contra la Poliomielitis ha registrado un descenso en el rechazo de vacunas y los casos confirmados de poliomielitis han disminuido de aproximadamente 20.000 cada año a principios de los 90 a 20 o menos un año desde 2016.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*