Alberto Curamil: el líder mapuche encarcelado ganador del Nobel Ambiental

La Fundación Goldman ha celebrado este año el 30 aniversario de sus premios con la entrega de los galardones a seis destacados defensores del medioambiente

Mapuche Alberto Curamil
Alberto Curamil ha sido galardonado con el Premio Ambiental Goldman 2109 por su campaña contra la construcción de dos centrales hidroeléctricas en el río Cautín, Chile | Goldman Foundation

roberto-gomez-prol-colaborador

Roberto Gómez Prol: Licenciado en Periodismo. Máster en Comunicación Corporativa. Redactor y community manager. Voluntario en diferentes proyectos sociales, banca ética y culturales. “Nuestras decisiones individuales dan forma al mundo”.


“La lucha mapuche es una lucha ecológica, es una lucha por la vida y su continuidad. Desde la cárcel, mi padre valora y reconoce la importancia de este premio. Un aliciente para seguir creyendo que otro mundo es posible”, fueron las palabras que pronunció Belén Curamil, durante la ceremonia de entrega del Premio Ambiental Goldman 2019. El reconocimiento,  considerado por muchos como el «Nobel Ambiental”, fue concedido a Alberto Curamil, conjuntamente a otros cinco defensores de la naturaleza. El líder mapuche no pudo recoger el galardón por encontrarse preso desde el 14 de agosto de 2018.

En palabras del jurado, el premio se concedió por una meritoria actividad en la que «superando persecución y ataques violentos en su contra, unió a los chilenos para impedir la construcción de dos proyectos hidroeléctricos y proteger un río sagrado».

El ministerio de Energía de Chile anunció entre 2010 y 2015 la realización de decenas de grandes proyectos hidroeléctricos en los ríos en la región de La Araucanía, en la zona centro-sur del país. Dos empresas privadas, SwissHydro y Agrisol, tenían intención de construir dos centrales hidroeléctricas de gran envergadura, Alto Cautín y Doña Alicia, en los cauces del río Cautín ubicados en pleno territorio mapuche y sin el consentimiento de sus comunidades.

El río sagrado mapuche

El reconocido como Lonco o líder mapuche y miembro de la Alianza Territorial Mapuche, Alberto Curamil, comenzó su lucha en 2013. Organizó a su comunidad, así como a otros pobladores de la región, y estableció contactos con académicos, abogados y se abrió a colaborar con organizaciones medioambientales en contra de las dos presas.

El Cautín es un río sagrado y su agua se usa en la medicina tradicional. Las machis —curanderas mapuches— obtienen importantes hierbas medicinales de sus cauces.

Río Cautín
Cautín, el río sagrado de los mapuches | Goldman Foundation

La defensa del flujo natural del agua del torrente sagrado para los mapuches, como asimismo de sus ecosistemas fluviales y de orilla se transformó en el centro de la actividad de Curamil​. «Los proyectos destructivos habrían significado el desvío cada día de cientos de millones de litros de agua, dañando ecosistemas y agravando sequías en la región», aseguró el Premio Goldman del Sur y Centroamérica.

En febrero de 2014, durante una marcha pacífica en Temuco, se produjo su primera detención, supuestamente por organizar una protesta y causar disturbios. Alberto Curamil fue arrestado junto a otros dos líderes mapuches. La policía golpeó violentamente tanto a él como a su esposa embarazada. Un agente fue condenado en 2018 a 61 días de remisión condicional por los hechos.

Victoria judicial

La Corte de Apelaciones de Temuco en 2014 suspendió el proyecto de Alto Cautín, y en mayo de 2016 la Agencia de Servicios Ambientales canceló el plan. En cuanto a la central hidroeléctrica Doña Alicia, la Corte Suprema de Chile ratificó en 2018 la decisión del Tribunal Ambiental de Valdivia de anularla por irregularidades durante la evaluación ambiental. El motivo fue la falta de consulta a los mapuches y la carencia de una evaluación precisa de los impactos ambientales.

«Chile es el único país del mundo donde el agua es privada, se compran derechos de agua». «En este caso si bien la empresa tenía derechos de agua, logramos acreditar que la alteración del río en su conjunto significaba una afectación para las comunidades mapuches, no solo en términos de agricultura, sino, fundamentalmente, espirituales», comentaba para BBC Mundo la abogada Manuela Royo.

Segunda detención

En agosto de 2018, la policía volvió a arrestar a Alberto Curamil, junto con el Werkén (mensajero) Álvaro Millalén, y a un tercer acompañante. Se les acusaba de presuntos delitos relacionados con un asalto con rehenes perpetrado el 24 de abril de 2018 a la caja de compensación Los Héroes de la ciudad de Galvarino, entidad administradora de prestaciones de la seguridad social. El líder mapuche y acompañantes están acusados de los delitos de robo con violencia, tenencia ilegal de armas de fuego y homicidio frustrado de policía, entre otros.

Alberto observa lo ocurrido como una nueva campaña para criminalizarlos. Para que la gente, dejen de creer en las razones por las cuáles deben movilizarse. Ni la prisión, ni la muerta podrán detener esta lucha. Nosotros vamos a continuar”, afirmaba su hija, Belén Curamil.

Los dirigentes mapuches calificaron la detención como «un burdo montaje de la policía» y anunciaron que demostrarían en el juicio que Curamil y Millalen se encontraban en otra ciudad el día de los hechos.​ En julio de 2019 se espera se inicie la vista oral del juicio.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

1 Trackback / Pingback

  1. Alfred Brownell: el hombre que salvó el pulmón de África | DS

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*