Las mayores empresas responsables de la contaminación por plásticos ni se plantean su reducción

empresas-plasticos

el DiarioSolidario

Las grandes corporaciones responsables de la producción masiva de plásticos no tienen planes de frenar la creciente producción y comercialización de plásticos de un solo uso, y las soluciones que están explorando, basadas en el reciclaje, solo perpetuarán el problema. Es la principal conclusión del estudio “La crisis de la comodidad. Las corporaciones detrás de la marea de contaminación por plásticos”, publicado hoy por Greenpeace Internacional, en el que se analizan 11 de las principales corporaciones productoras de consumo masivo en el mundo: Coca-Cola Company, Colgate-Palmolive, Danone, Johnson y Johnson, Kraft Heinz, Mars, Nestlé, Mondelez , PepsiCo, Procter & Gamble y Unilever.

“Esperábamos identificar a los líderes que podrían frenar la contaminación por plásticos y, sin embargo,ninguna de las empresas encuestadas ha asumido la responsabilidad de esta crisis de contaminación. Peor aún, están intentando mantener sus prácticas actuales o incluso aumentar su producción”, ha declarado Alba García Rodríguez, Responsable de la Campaña de Plásticos en Greenpeace España. “La solución sólo pasa por la reducción drástica de plásticos de un solo uso hasta lograr su eliminación progresiva” añade García.

Las cuatro compañías que declararon las ventas más altas de productos de plástico de un solo uso (Coca Cola, PepsiCo, Nestlé y Danone) también fueron las cuatro marcas principales identificadas como las mayores contaminantes en un reciente informe global de auditoría de marcas llevado a cabo por Break Free From Plastic como resultado de 239 limpiezas en 42 países. Entre ellos, España, donde los plásticos encontrados pertenecían a un grupo reducido de marcas, encabezado por Coca-Cola (51% del total auditado), PepsiCo (21% del total auditado) y Danone (11% del total auditado).

La encuesta realizada por Greenpeace para la realización del informe “La crisis de la comodidad” tenía como objetivo determinar el grado de compromiso y de acciones concretas que estas corporaciones estaban desarrollando para abordar los problemas sociales y medioambientales que generan sus envases de un solo uso. Y el resultado no ha podido ser más decepcionante. La mayoría de las empresas de productos de consumo rápido, una de las industrias más grandes del mundo, crecen entre 1 y 6% cada año. Según las previsiones actuales, su empleo de plástico de un solo uso aumentará en paralelo a su crecimiento.

Este informe muestra la necesidad de regulaciones que obliguen a las empresas a evitar los productos de un solo uso y dejen de depender de los ineficientes sistemas de reciclaje. De hecho, se estima que, a nivel global, sólo se han reciclado el 9% del total de los plásticos. En España, por ejemplo, se calcula que, solamente en bebidas, cada día se ponen a la venta 50 millones de envases y, de ellos, se recuperan sólo 20 millones, pasando el resto, directamente, a contaminar el entorno, ya sea porque acaban en vertederos o en el medio ambiente.

El problema está generando ya una situación grave en suelos, ríos y océanos. Los pedazos se fragmentan hasta convertirse en microplásticos que ya están hasta en la sal que comemos. Se ha encontrado plástico en el hielo ártico, en el agua de la Antártida y hasta en las fosas marinas más profundas. En tierra, llenan vertederos y obstruyen vías fluviales, aumentando el riesgo de inundaciones. O bien, contaminan tierra y aire a través de la quema a cielo abierto o en incineradoras. Todo ello sin olvidar que algunos plásticos contienen y filtran sustancias químicas peligrosas. Por todo ello, es hora de tomar esta situación en serio.

La Unión Europea ha reconocido que los compromisos de la industria no son suficientes para detener la crisis de la contaminación por plásticos y está actualmente desarrollando nuevas leyes que responsabilicen a las corporaciones por los residuos que generan, al mismo tiempo que las obligan a reducir su huella de plásticos de un solo uso y a promover las inversiones en reutilización y sistemas de distribución alternativos.

Principales conclusiones del informe:

-Los envases de plástico de un solo uso son el principal sistema de distribución utilizado por las compañías de productos de consumo rápido, y no hay muestras de que vaya a cambiar.

-Ninguna de las compañías que aparece en el informe tiene actualmente estrategias integrales que incluyan un compromiso para alejarse de los plásticos de un solo uso.

-La mayoría de las empresas de productos de consumo rápido están aumentando la cantidad de envases de plástico de un solo uso que emplean, y por tanto, los desechos.

-Estas corporaciones proporcionan muy poca información respecto a la cantidad de los envases que son reciclados tras su producción, y mucho menos, sobre el destino de esos residuos plásticos después de su consumo.

-A pesar de su importante huella plástica, las soluciones que están explorando las empresas están relacionadas con el reciclaje o la reciclabilidad de sus productos, en vez de reducirlos o de crear nuevos sistemas como envases recargables.

Fuente: Greenpeace

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

 

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*