La pobreza energética congela al 8,3% de los españoles

pobreza energética
Más de dos terceras partes de las familias vulnerables energéticamente reside en viviendas de 25 años o más

el DiarioSolidario

Un 8,3 % de los españoles vive en situación de pobreza energética. Castilla-La Mancha cuenta con la mayor tasa, el 17,4 % de su población, seguido de Castilla y León con un 12,8 %, respectivamente. En tercer lugar se encuentra Extremadura, con un 12,2 %. Los propios castellanomanchegos son los que más dinero deben destinar para cubrir el gasto energético: 1.398 euros anuales, seguidos de los navarros 1.316 euros y de los castellanoleoneses 1.315 euros. Por el contrario, los canarios con 707 euros son los que tienen menos gasto energético.

Asimismo, un 22,1% de los hogares españoles en situación de pobreza energética cuenta con personas desempleadas frente al 7,1% que no. La probabilidad de que un hogar se encuentre en este escenario aumenta un 9,3% cuando la figura principal y proveedor de la familia se encuentra en paro.

Los datos los recoge el estudio ‘La pobreza energética en España: Aproximación desde una perspectiva de ingresos’, elaborado por la Cátedra de Sostenibilidad Energética del IEB-Universidad de Barcelona entre los años 2011 y 2017. El trabajo ha sido dirigido por la catedrática de la UB, María Teresa Costa-Campí, elaborado por Elisenda Jové-LLipis y Elisa Trujillo-Baute, y publicado por la Fundación Naturgy.

La «pobreza energética» es comprendida como la insuficiencia de los ingresos familiares para hacer frente a los gastos que permitan mantener una temperatura adecuada en el hogar y tener unas condiciones de vida dignas.

Perfiles pobreza energética

El perfil de los hogares en esta situación se ubican en áreas rurales o con menor densidad de población; viven en régimen de alquiler; en edificios de 25 años o más, en zonas con condiciones meteorológicas extremas de calor o frío; y son hogares unipersonales o monoparentales, sustentados en buena parte por mujeres.

El equipo de la Cátedra de Sostenibilidad Energética de la Universidad de Barcelona destaca las siguientes medidas, desde la óptica de la renta, que podrían contribuir a reducir los niveles de pobreza energética:

Políticas activas para la creación de empleo o ayudas a empresas para que incorporen a desempleados; evitar el abandono escolar temprano, y proporcionar a los consumidores herramientas para la comprensión de la factura energética e información sobre sus derechos para acceder a ayudas como el bono social.

Eficiencia energética

• En relación a los hogares monoparentales, ofrecer incentivos fiscales, como la posibilidad de deducir el gasto de la cuidadora en la declaración anual del IRPF o la aplicación del IVA reducido para las agencias de colocación debidamente autorizadas.

Noticia relacionada: Las mujeres mejoran el bienestar de su comunidad a través de las energías renovables

• En pisos unipersonales, considerar la edad, el género y las diferencias regionales en el diseño de políticas orientadas a reducir la pobreza energética, o introducir medidas novedosas como incentivos para la unión de hogares de personas mayores, compartiendo una vivienda o entre mayores y jóvenes, a fin compartir los gastos.

Por último, el informe considera conveniente la homogeneización de la fuente de financiación de las actuales prestaciones del bono social eléctrico y el térmico. Adoptar medidas que actúen sobre el gasto de los hogares, principalmente orientadas en la mejora de la eficiencia energética.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*