No hay respeto para los migrantes fallecidos

Restos humanos
Lugar donde No Más Muertes encontraron el cuerpo sin vida de un joven guatemalteco | No More Deaths

el DiarioSolidario

Voluntarios de varias organizaciones de ayuda humanitaria y residentes locales encontraron, el 31 de agosto, los restos humanos de hasta cuatro personas que fallecieron mientras intentaban de cruzar la frontera de Arizona y México.

Miembros de las ONG No Más Muertes y de People Helping People in the Border Zone encontraron al cuerpo de un hombre que murió recientemente a no más de 121 metros de una carretera y a seis kilómetros y medio del centro de Arivaca, Arizona. El varón de 30 años y de origen guatemalteco tenía identificación y el consulado de su país, tras nuestra comunicación, se encuentra gestionando la situación. No más información se publicará al respecto hasta que su familia sea informada.

Mientras tanto, a 24 kilómetros al sur de Ajo, Arizona, voluntarios de No Más Muertes y Border Angels hicieron una búsqueda minuciosa en un área donde las organizaciones Armadillos Búsqueda y Rescate y Ni un Migrante Menos Armadillos habían encontrado en meses anteriores restos humanos. Desafortunadamente, encontraron huesos humanos desperdigados por dos áreas que pertenecían por lo menos a tres individuos.

Abandonados

Un caso incluía restos humanos aparecidos en una cueva cerca de un arroyo frecuentado por los vehículos todo terreno de la Patrulla Fronteriza. El caso ya había sido denunciado al equipo de “Búsqueda Rescate y Unidad de Trauma” [BORSTAR] hacía más de un año. Miembros de los Armadillos regresaron el 10 de agosto para dejar una cruz y encontraron que los restos humanos todavía permanecían en el mismo lugar. Informaron nuevamente a la Patrulla, y pidieron a No Más Muertes que verificaran la recuperación de que los restos. Cuando los voluntarios llegaron al área, el último día de agosto, la situación no había cambiado. Una foto del esqueleto se envió a un traumatólogo que confirmó que era probable que fueran restos humanos de un niño de 5 a 8 años.

“Si varios restos humanos se descubrieran en una sola zona, y en un solo día, en cualquier otra circunstancia, y no se sugeriría que pertenecieran a refugiados de color, la situación generaría una reacción pública y acción gubernamental,” afirmaba la activista de  Border Angels, Jacqueline Arellano.

8000 migrantes

Desde el año 2000, los restos humanos de, al menos, 8.000 migrantes indocumentados se han recuperado en la frontera. 3.115 sólo en Arizona. La primera causa de muerte es la exposición. Grupos humanitarios no gubernamentales trabajan con la misión de poner fin a la muerte y al sufrimiento causado por la política fronteriza de los Estados Unidos, conocida como “Prevention Through Deterrence”  que, hasta 1994, ha forzado a las personas que buscan un futuro mejor, a cruzar las áreas del desierto fronterizo más peligrosas y mortales.

Noticia relacionada: Cuatro voluntarias declaradas culpables por colocar agua y comida para migrantes en el desierto de Arizona

El Sheriff del Condado de Pima, está informado de la situación, pero la Oficina del Médico Forense no ha procedido a examinar los restos.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*