El caso contra el activista Scott Warren declarado nulo

Scott Warren
Scott Warren fue arrestado en 2018 por asistir a dos inmigrantes que acababan de atravesar el desierto de Arizona | No More Deaths

el DiarioSolidario

El juicio contra Scott Warren ha sido declarado nulo. Un jurado dividido no ha logrado emitir un veredicto tras varios días de deliberaciones. El joven activista estaba acusado de un cargo de conspiración para transportar inmigrantes indocumentados, que conllevaba una sentencia de 10 años de cárcel, y dos cargos por albergarlos. El juez del Tribunal del Distrito Federal de Tucson, Raner C. Collins, dará a conocer el 2 de julio si se realiza un nuevo juicio o se retirarán los cargos.

Scott Warren era detenido el 17 de enero de 2018 conjuntamente con dos migrantes, Kristián Pérez Villanueva y José Sacaría en el campamento base de la organización No More Deaths, donde habían llegado deshidratados y hambrientos tras atravesar el desierto de Arizona. En el espacio conocido como Barn, ubicado a 180 kilómetros de Tucson, el grupo almacena provisiones y es punto de encuentro de voluntarios.

«Desde mi arresto en enero de 2018, no menos de 88 cuerpos han sido recuperados del desierto de Arizona«, ha afirmado Warren a su salida del juzgado. “¿El plan del gobierno en medio de esta crisis humanitaria? Políticas dirigidas a personas indocumentadas, refugiados y sus familias. Enjuiciamientos por criminalizar la ayuda humanitaria, la amabilidad y la solidaridad».

“Amenazar a los voluntarios con delitos graves y tiempo en prisión por ayudar a los migrantes a sobrevivir en el desierto es parte de la estrategia de Trump para disuadir a la inmigración. Este caso es una prueba de eso «, ha asegurado el abogado defensor Greg Kuykendall.

Warren fue procesado después de que el primer fiscal general de Trump, Jeff Sessions, ordenó a los fiscales federales que dieran prioridad a los casos relacionados con el refugio de inmigrantes indocumentados. En el pasado, la ley contra los refugios se ha utilizado principalmente contra los traficantes que transportan a los inmigrantes con fines de lucro y, en ocasiones, contra los empleadores que reclutan a sabiendas a trabajadores indocumentados.

Corredores mortíferos

No More Deaths / No Más Muertes, es una organización de corte religiosa que desde 2004 trabaja para poner fin a las muertes de migrantes en el desierto de Arizona. Precisamente, horas antes de la detención de Scott Warren, habían distribuido un vídeo donde mostraban cómo agentes de la Patrulla Fronteriza destruían jarras de agua y provisiones que el grupo había colocado en el desierto.

Durante años activistas han recorrido algunos de los corredores de migrantes más mortíferos de la frontera, para depositar jarras de agua, comida y mantas. Asimismo, los voluntarios buscan a los migrantes desaparecidos y los restos de quienes fallecieron.

A medida que se ha reforzado la seguridad en la frontera cerca de los cruces legales, los migrantes cada vez más toman rutas a través de tramos desolados y remotos. Más de 3.000 migrantes han muerto en el desierto de Arizona desde el año 2000.

En 2017, un verano en el que se produjo una importante ola de calor, cuatro voluntarios del grupo No More Deaths fueron arrestados por colocar agua y alimentos, y vulnerar las regulaciones del Refugio Nacional de Vida Silvestre Cabeza Prieta, un área silvestre protegida por el gobierno federal. Del mismo modo, en 2019 eran condenados por delitos menores y debieron hacer frente a una multa. Este mismo año, otros cuatro miembros han sido también juzgados.

Atención mundial

El juicio había atraído la atención mundial, un reflejo del intenso debate sobre la inmigración desde que el presidente Trump hizo de la seguridad fronteriza un tema central de su administración.

«La ayuda humanitaria no es un delito», denunciaban desde la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Los funcionarios de derechos humanos de la ONU pidieron durante la celebracion del caso, que se retiraran los cargos. Asimismo, señalaron que Arizona tiene algunos de los corredores de migrantes más mortíferos; representan más de un tercio de las más de 7.000 muertes en la frontera registradas en las últimas dos décadas. Las temperaturas en el desierto de Sonora pueden alcanzar los 50 grados en verano y caer bajo cero en invierno.

Líderes religiosos, trabajadores de la salud, educadores y miembros de la comunidad han llenado el tribunal. Alrededor de 125.000 personas firmaron una petición exigiendo que se desestimara el caso y se realizaron 30 vigilias en todo Estados Unidos.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

1 Comentario

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*