UNICEF alerta del aumento de sarampión debido a las brechas en la cobertura de vacunación

el DiarioSolidario

En 2017 hubo un repunte de casos de sarampión en el mundo, debido a que muchos países sufrieron graves y prolongados brotes de esta enfermedad. Así lo refleja el nuevo informe Progreso hacia la erradicación regional del sarampión a nivel mundial, 2000-2017 publicado hoy por las principales organizaciones de salud.

Los brotes de sarampión tuvieron lugar en todas las regiones debido a las lagunas en la cobertura de vacunación, y produjeron unas 110.000 muertes.

A través de datos actualizados de modelos de enfermedades, el informe proporciona la estimación más completa de las tendencias del sarampión durante los últimos 17 años. Muestra que, desde el año 2000, se han salvado más de 21 millones de vidas gracias a la vacunación contra esta enfermedad. Sin embargo, los casos registrados han aumentado en todo el mundo más de un 30% desde 2016.

Las Américas, la región del Mediterráneo Oriental y Europa experimentaron los mayores repuntes de casos en 2017; la única región de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la que descendió la incidencia del sarampión fue la del Pacífico Occidental.

“El resurgimiento del sarampión supone una seria preocupación, con amplios brotes en todo el mundo, especialmente en los países que habían logrado –o estaban cerca de ello- eliminar el sarampión”, explica la doctora Soumya Swaminathan, directora general adjunta de Programas en la Organización Mundial de la Salud. “Si no se intensifican los esfuerzos para aumentar la cobertura de vacunación e identificar a las poblaciones con niveles inaceptables de niños sin vacunar, corremos el riesgo de perder décadas de progreso en la protección de los niños y las comunidades frente a una enfermedad que es devastadora, pero completamente prevenible”.

El sarampión es una enfermedad grave y altamente contagiosa. Puede causar complicaciones debilitantes o fatales, como encefalitis (una infección que inflama el cerebro), deshidratación y diarrea graves, neumonía, infecciones de oído o pérdida de visión permanente. Los bebés y los niños pequeños con desnutrición y sistemas inmunes débiles son especialmente vulnerables a las complicaciones y la muerte.

La enfermedad se previene con dos dosis de una vacuna segura y eficaz. Durante muchos años, sin embargo, la cobertura global de la primera dosis se ha estancado en un 85%. Esta cifra está lejos del 95% que se necesita para prevenir los brotes, y deja a muchas personas, en muchas comunidades, más propensas a contraer la enfermedad. La cobertura de la segunda dosis sigue en el 67%.

“El aumento de los casos de sarampión es muy preocupante, pero nada sorprendente”, afirma el doctor Seth Berkley, director general de Gavin, la Alianza de Vacunas. “La autocomplacencia con la enfermedad y la propagación de falsedades sobre la vacuna en Europa, un sistema sanitario colapsado en Venezuela, y la fragilidad y baja cobertura de vacunación en África, han supuesto una combinación que ha llevado al resurgimiento global del sarampión tras años de progreso. Las estrategias actuales deben cambiar: hay que aumentar la cobertura de la vacunación rutinaria, y fortalecer los sistemas de salud. Si no, seguiremos persiguiendo un brote tras otro”.

En respuesta a los recientes brotes, las agencias de salud hacen un llamamiento para lograr una inversión sostenida en sistemas de vacunación, así como medidas para fortalecer los servicios de vacunación rutinarios. Estos esfuerzos deberían centrarse especialmente en llegar a las comunidades más pobres y marginadas, incluidas las personas afectadas por conflictos y desplazamientos.

Las agencias también piden medidas para generar un amplio apoyo público a las vacunaciones, así como abordar la desinformación e indecisión en torno a las vacunas allá donde exista.

“Se necesitan inversiones sostenidas para intensificar la distribución de servicios de vacunación y para usar cada oportunidad de distribuir vacunas a quienes las necesiten”, declara el doctor Robert Linkins, del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), de EEUU, y del Equipo de Gestión de la Iniciativa Sarampión y Rubeola.

La Iniciativa Sarampión y Rubeola es una alianza, formada en 2001, entre la Cruz Roja Americana, CDC, la Fundación Naciones Unidas, UNICEF y la OMS.

Fuente: UNICEF

#MiCamisetaAyuda

 

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*