UNICEF prevé nuevos brotes letales de cólera en Yemen

El brote de cólera más importante de nuestra historia reciente afectó a más de un millón de personas y se cobró la vida de cerca de 2.300 yemenís en 2017. Un niño moría cada 10 minutos debido a enfermedades evitables. Desde UNICEF advierten de que una nueva crisis está en ciernes.

Edificio_ derruido_ ataque_ fuerzas_ combate
Edificio en ruinas tras un ataque | Foto de Ibrahem Qasim

el DiarioSolidario

UNICEF ha dado la voz de alarma: “Yemen se verá afectada por un nuevo brote de cólera en unos meses”. En palabras del director general de la organización en Oriente Medio y África del Norte, Geert Cappelaere, la situación es alarmante: “No nos engañemos. El cólera volverá. En unas semanas se iniciará la temporada de lluvias y sin una importante e inmediata ayuda económica, el cólera volverá a golpear a los niños yemenís

La guerra civil que padece el país llevó a una situación límite a la población en 2017. La falta de acceso a agua potable, comida y vacunas, una desnutrición sistemática con riesgo de hambruna y un sistema de salud muy deteriorado debido al conflicto, fueron el caldo de cultivo. Los impedimentos e interferencias de las diferentes facciones en liza retrasaron la puesta en marcha de programas de vacunas, de entrega de material y el despliegue de personal médico.


El cólera es una enfermedad diarreica aguda contagiosa que mata a miles de personas en todo el mundo cada año. Se transmite fácilmente, al consumir alimentos o agua contaminados con la bacteria fecal vibrio cholerae. Se caracterizada por vómitos, calambres, sed ardiente y sensación de frío en las extremidades.


En rueda de prensa concedida en Jordania, tras una visita de una semana a Yemen, Cappelaere acusó a los partes predominantes en el conflicto: Arabia Saudí y los rebeldes yemenís hutíes, de luchar una brutal guerra contra los niños. “Ninguna de las partes involucradas en esta guerra, ha mostrado ningún respeto por el sagrado principio de respecto a la infancia”.

Crisis educacional

Cappelaere también detalló la crisis educacional que vive el país, con más de medio millón de niños sin poder acudir a la escuela. Más de 500 escuelas han sido destruidas y la mayoría de los profesores no cobran su salario. “Dos millones de niños yemenís no pueden acudir al colegio o nunca han tenido la oportunidad de hacerlo”.

La guerra civil en Yemen se inició en 2014 cuando el gobierno reconocido por Naciones Unidas de Abd Rabbu Mansour Hadi fue expulsado de la capital, Sanà, que pasó a control del movimiento rebelde hutí – minoría musulmana zaidí chiita-, y el antiguo presidente Saleh.

El golpe de estado fue la excusa para la intervención de la coalición liderada por Arabia Saudí y una larga lista de países árabes, principalmente sunitas, con el apoyo logístico y de inteligencia de Estados Unidos, Reino Unido y Francia. El 25 de marzo de 2015 se inició la campaña denominada: Operación Tormenta Decisiva. La superioridad aérea, hizo pensar en una rápida victoria, hecho que no ha sucedido. El país del golfo acusa a Irán de respaldar a la resistencia de los hutíes.

Por si fuera poco, Al Qaeda en la Península Arábiga y el Estado Islámico, han aprovechado el caos, y tienen una presencia muy importante, principalmente, en el sur del territorio.

Naciones Unidas ha tratado de encabezar los esfuerzos internacionales para negociar la paz, pero las últimas tres rondas de negociaciones no han llegado a fructificar.

Instrucciones de donación y colaboración con el DiarioSoliarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

 

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*