Siete de cada diez jóvenes sufrieron violencia online en su infancia

El informe realizado por Save the Children apunta al ciberacoso como la forma de violencia más común entre los adolescentes

Violencia online
En el 65% de los delitos cibernéticos la víctima era una chica, según datos del Ministerio del Interior. ©️Ferrán Martí/ Save the Children

el DiarioSolidario

Siete de cada diez personas han sido víctima de violencia en el entorno digital cuando eran menores de edad, según el informe Violencia viral de Save the Children. La ONG pone el foco en la violencia online en la pareja o expareja, que puede nutrirse de los demás tipos de intimidación y que suele tener su origen en la desigualdad de género.

Las respuestas apuntan al ciberacoso como la forma de violencia más común entre los adolescentes. Se estima que más de 529.000 jóvenes habrían sufrido ciberbullying durante su infancia, en especial las niñas: casi la mitad de las chicas consultadas frente al 33,1% de los chicos. Save the Children advierte de que se da por primera vez entre los ocho y los nueve años y la persona que acosa es, en un 45,8% de los casos, del centro escolar o una amistad.

Los datos del estudio se basan en una encuesta a 400 jóvenes de entre 18 y 20 años de toda España, para explicar la utilización que hacen los menores de las nuevas tecnologías y el nivel de exposición que tienen a la violencia online.

Más de la mitad de las personas encuestadas no tenía normas de uso o control parental y que cuatro de cada diez se conectaba entre una o dos horas al día. La edad media de acceso de las personas encuestadas fue de 11 años, y la red más usada era Whatsapp. El uso responsable de las redes sociales e informen a los menores de los riesgos que también pueden conllevar parece necesario.

La socialización de la violencia

La entidad social además muestra su preocupación ante la violencia entre iguales. Según la encuesta, en seis de cada diez casos de happy slapping -grabación de una agresión física, verbal o sexual y su difusión a través de internet para ganar popularidad-, la persona que ejerció esta violencia era amigo, amiga o miembro del mismo centro escolar que la víctima.

“Muchos niños y niñas sufren en silencio abusos, acoso, insultos y humillaciones a través de las nuevas tecnologías. Es una violencia igual de real que la física, pero de la que no se puede huir y de la que apenas tenemos datos. Además, es una violencia que persigue a la víctima a través del teléfono móvil 24 horas al día, todos los días del año. Estas situaciones causan un enorme dolor, condicionan su desarrollo y, en ocasiones, ponen en peligro su vida”, explica la directora de Políticas de Infancia de Save the Children, Ana Sastre.

En relación a la exposición involuntaria a material sexual o violento: uno de cada dos encuestados accedió a este contenido siendo menor de edad y sin consentimiento. Esta violencia sucede cuando un niño o niña se encuentra con material no apropiado para la infancia al realizar búsquedas en internet o descargar archivos.

Ciberembaucamiento

En el online grooming o ciberembaucamiento, ocurre cuando una persona adulta contacta a través de internet con menor. Crea un clima de confianza con la intención de involucrarle en una actividad de naturaleza sexual. El agresor usa los mismos engaños que en el abuso sexual y, en muchas ocasiones, tiene como último objetivo que ese abuso llegue a producirse en el mundo físico. En uno de cada dos casos la persona que agrede es desconocida para el menor. La organización subraya que más del 20% de las personas encuestadas sufrieron esta violencia siendo menores de edad, la mayoría a los 15 años.

“La posibilidad de reproducir y reenviar los contenidos digitales infinitamente provoca que estas formas de violencia sean además continuadas en el tiempo. De hecho, pueden combinarse varias violencias online y además desembocar en violencia física”, añade Sastre.

El trabajo denuncia, del mismo modo, la existencia de plataformas que promocionan comportamientos como la autolesión o los trastornos alimenticios. Es el caso de los blogs que fomentan la anorexia, con consejos y explicaciones sobre cómo dejar de comer sin que sus familiares se den cuenta.

Sexting

Otra de las prácticas de alto riesgo es el sexting, el intercambio de mensajes o imágenes propias con contenido sexual, que pasa a ser una forma de violencia cuando el material se difunde sin el consentimiento del menor. La organización advierte que en uno de cada cinco casos la persona responsable de ejercer la violencia es la pareja o expareja. Según la encuesta, casi 50.000 jóvenes habrían sufrido sexting sin consentimiento en su infancia (la primera vez, a los 14 años).

Sucede algo similar en los casos de sextorsión, violencia sufrida por 43.262 jóvenes durante su infancia. Su característica es el chantaje a una persona menor de edad con la amenaza de publicar contenido de carácter sexual que le involucra. Cuando se produce esta violencia, en uno de cada cuatro ocasiones la persona responsable es la pareja o expareja.

“Todo empezó cuando yo tenía 15 años. Estaba cursando 4º de la ESO y empecé a salir con un chico. Al principio todo parecía normal, pero cuando la relación fue avanzando, empecé a ver celos y violencia. Empecé a sentir miedo y cuando le quise dejar, todo eso se traspasó al mundo virtual, a las redes sociales”, explica Alba, de 25 años, al personal de Save the Children en el marco del informe. La joven fue víctima de violencia física y online a manos de su pareja cuando era menor de edad.

Por último, cada vez es más habitual que los padres y las madres sobreexpongan pública y constantemente la vida de sus hijos e hijas en internet. Esta conducta de riesgo se denomina sharenting, y ocurre cuando se cuelgan fotos o videos de los niños o niñas en las redes sociales.

#ViolenciaViral

La organización exige que haya una estadística oficial para conocer la auténtica magnitud de este fenómeno. Entre los pocos datos disponibles, se encuentra el número de denuncias por ciberdelitos contra niños y niñas: 2.286, según el Ministerio del Interior. En el 65,4% de los casos la víctima era una niña. Respecto al perfil del agresor, los datos estatales reflejan que en el 77% de los casos las detenciones e investigaciones se centraron en hombres de entre 26 y 40 años.

“El uso de internet tiene grandes beneficios para los niños y niñas y no se debe criminalizar. Enseñar a los y las jóvenes pautas y reglas para el uso seguro de internet, es la mejor forma de prevenir cualquier tipo de violencia online”, indica Sastre.

La ONG ha puesto en marcha la campaña #ViolenciaViral. El objetivo es visibilizar la violencia que sufren muchos menores en el entorno digital. Además de pedir al nuevo Gobierno que apruebe de forma urgente la Ley Orgánica de Protección Integral a la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia. Una iniciativa que incluye medidas de prevención, detección y actuación, específicamente en ámbitos como las nuevas tecnologías.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*