Agricultura urbana, fuente de alimentos para la ciudades

agricultura urbana

el DiarioSolidario

El programa de desarrollo urbano de la organización BRAC adoptó en 2019 la agricultura urbana como parte del apoyo a los medios de subsistencia de las comunidades de bajos ingresos de 20 ciudades de Bangladés. Más de 35.000 hogares que viven en asentamientos urbanos recibieron casi 20.000 paquetes de semillas y plántulas. También recibieron el apoyo de organizadores comunitarios para dotarlos de los conocimientos técnicos necesarios para cultivar los alimentos.

El director de gestión del conocimiento, innovación y comunicación del Programa de Desarrollo Urbano del BRAC, Sr. Abdullah Al Zobair, y el  especialista en comunicaciones de BRAC Communications, Zaian F Chowdhury, , cuentan la experiencia y oportunidades de la agricultura urbana en uno de los países más pobres del mundo. Una experiencia, extrapolable a cualquier estado.

36 millones de personas

36 millones de personas en Bangladés se verán abocadas a la pobreza debido a Covid-19. Las medidas de distanciamiento social y los cierres han reducido las oportunidades de trabajo e ingresos, especialmente en las zonas urbanas, lo que ha llevado a millones de personas a luchar por ganarse una sola comida.

También se están interrumpiendo la producción agrícola y las rutas de suministro. La demanda de alimentos frescos en las ciudades es cada vez más aguda, donde los alimentos adulterados ya eran un problema común. Casi la mitad de los productos frescos que se consumen diariamente en Dhaka están adulterados.

Los ciudadanos que viven en la pobreza urbana son los que tienen más dificultades para permitirse alimentos frescos y no adulterados.

Migración y Malnutrición

El número de personas que viven en las ciudades de Bangladés podría duplicarse para 2030, ya que la gente emigra de las zonas rurales para encontrar oportunidades de empleo. Medio millón de personas emigran a la capital, Dhaka cada año, y el 55% vive en asentamientos informales. Un estudio realizado por el ICDDR’b reveló que las mujeres que viven en asentamientos informales están subalimentadas y que casi la mitad de los niños de dos a cinco años de edad sufren de malnutrición.

Duli Akter, de 35 años de edad, vive con su esposo y su hija en un asentamiento informal en Adapara de Savar, en las afueras de Dhaka tras emigrar de Daulatpur de Manikganj, en el centro del país.

Duli cultiva una variedad de vegetales: espinacas malabar, amaranto de tallo, frijoles y dos tipos de calabaza. Su organización de desarrollo comunitario local le proporcionó cuatro paquetes de semillas a principios de mayo. Duli no tiene seguridad en cuanto a la propiedad de la tierra. Vive en tierras de los propietarios locales, donde tiene un espacio alrededor de su casa para cultivar alimentos.

“Los organizadores de la comunidad local me dieron las semillas y me mostraron cómo cuidarlas. Me ayudaron a entender qué vegetales cultivar en cada estación”, afirmaba Duli. “Vi que podía cultivar fácilmente en el espacio que tenía disponible. Pronto, fui capaz de añadir las verduras en nuestras comidas diarias.

agricultura urbana
Duli Akter muestra su pequeño huerto urbano | BRAC

Las personas como Duli que han emigrado a las ciudades suelen tener experiencia previa en la agricultura, pero carecen de los conocimientos y el apoyo para cultivar alimentos en un contexto urbano. En el proyecto de Política Nacional de Extensión Agrícola para 2012 se ha establecido que el fortalecimiento de la agricultura urbana es un pilar fundamental para aumentar la eficiencia y la productividad de la agricultura a fin de garantizar la seguridad alimentaria y el desarrollo empresarial.

¿Podría la agricultura urbana ser parte de la solución a una crisis alimentaria?

A nivel mundial, las tierras de cultivo urbanas constituyen el 5,9% de todas las zonas de cultivo. En Shangai, el 60% de las verduras que se consumen en la ciudad se producen en ella. En Cuba, más de 300.000 granjas y jardines urbanos producen la mitad de la oferta de productos frescos del país.

Los habitantes urbanos cultivan hortalizas en las granjas y en los tejados, balcones, terrenos baldíos, franjas de carreteras y espacios laterales de los ferrocarriles. Utilizan tecnologías tanto tradicionales como mejoradas para la producción de cultivos, y los alimentos se cultivan principalmente para el consumo doméstico.

Noticia relacionada: La contaminación del aire también tiene un ADN de pobreza

Dhaka tiene aproximadamente 10 kilómetros cuadrados de tejados luminosos, que podrían utilizarse para la producción local de alimentos. La horticultura en los tejados tiene el potencial de satisfacer las necesidades de hortalizas y de ganado menor de los habitantes de las ciudades. El cultivo doméstico de productos como frijoles, berenjenas, pimientos verdes, calabazas y calabazas de botella es fácil de cultivar en macetas, en los tejados y mediante la hidroponía.

Asimismo, la cría comunitaria de aves de corral, acuicultura y productos lácteos puede proporcionar una nutrición esencial a las comunidades de ingresos especialmente bajos, sobre todo durante las crisis.

Problemas de la agricultura urbana

Las personas que viven en la pobreza urbana están dispuestas a dedicarse a la agricultura urbana, pero se enfrentan a una serie de problemas existentes.

– Hay una falta de conocimientos sobre las técnicas de jardinería urbana, la aplicación de abono y fertilizantes y el control de plagas y enfermedades.

– La mayoría vive en asentamientos inseguros sin propiedad de la tierra y se enfrenta a los desafíos de la sequía, las inundaciones y el anegamiento urbanos.

– Existe una falta de apoyo técnico, incluidos los insumos necesarios y el suministro de semillas de calidad por parte del gobierno y/o las ONG. Las personas que viven en la pobreza urbana tampoco tienen acceso a las tierras en barbecho no utilizadas que son propiedad del gobierno para la agricultura colectiva.

La agricultura urbana podría ser una solución a las crisis urbanas multifacéticas, ayudando a contribuir a siete de los objetivos de desarrollo sostenible. Se debería dar prioridad a la agricultura urbana en las políticas y en la práctica – dentro de las comunidades, los hogares y las personas, a fin de lograr un desarrollo urbano sostenible.

Política positiva

En 2016 se aplicó una política positiva en Dhaka. El alcalde, con la visión de una ciudad más verde, propuso que los propietarios de viviendas de la zona disfrutaran de una reducción fiscal del 10% si su tejado, balcón o recinto se utilizaba para la jardinería.

Bangladesh necesita más políticas que fomenten el crecimiento de la agricultura urbana. Asimismo, debería formularse una política explícita de agricultura urbana, junto con un programa de acción para la adaptación de las ciudades.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*