El abismo libanés

Explosión Beirut
Consecuencias de las explosiones en el puerto de Beirut | URDA SPAIN

Pablo Cerezal. URDA Spain

El pasado 4 de agosto, explotaba un almacén ubicado en el puerto de Beirut. En su interior había importantes cantidades de nitrato de amonio que provocaron una segunda explosión cuyo impacto alcanzó más de 20 kilómetros a la redonda. Además, se liberaron cantidades ingentes de materiales tóxicos.

Las cifras oficiales reportan una gran dureza: 157 fallecidos, más de 5.000 heridos y al menos 150 desaparecidos. 12 centros de atención primaria sanitaria se han visto severamente dañados y tres hospitales han quedado totalmente inoperativos. El 6 de agosto se registraron 255 nuevos casos de Covid-19, una cifra récord para el Líbano. La emergencia en Beirut ha obligado a relajar las medidas de precaución contra Covid-19, aumentando el riesgo de transmisión.

Entre las zonas más afectadas figuran Ashrafiyeh, el distrito central, Gemmayzeh, Marfa y Mar Mikhail, que eran centro neurálgico de la vida y la economía libanesas. Todas las importaciones y exportaciones se han redirigido al puerto de Trípoli, que está a unos 85 kilómetros al norte de Beirut. El puerto de Beirut estará inoperativo durante al menos un mes.

85% de los cereales en Beirut

Las explosiones destruyeron alrededor de 120.000 toneladas de existencias alimenticias, incluyendo trigo, soja y otros alimentos básicos. Aproximadamente, el 85% de los cereales del Líbano se almacenaban en el puerto. Las estimaciones actuales previenen de que el suministro de cereales existente en el país no podrá alimentar a la población durante más de 5 semanas.

En los últimos meses, la crisis económica, el aumento de la pobreza y el incremento de los precios han agravado las necesidades de los habitantes del país, castigando con especial dureza a la población refugiada, que llega casi a los dos millones de personas. El aumento de la transmisión de Covid-19 ha sometido al sistema de salud a una presión de la que difícilmente podrá escapar. Las tensiones sociales aumentan y las expectativas de futuro se complican de manera radical.

La dramática situación que atraviesa el país ha obligado a numerosas organizaciones no gubernamentales a reorganizar su distribución de fondos y sus proyectos para poder prestar atención a la población en estos momentos tan duros.

Apoya a URDA Spain en Líbano

URDA Spain es la única ONG española que desarrolla proyectos en Líbano, con programas de ayuda humanitaria, apoyo psicosocial y educativo y empoderamiento comunitario que tienen como beneficiarias a cerca de 25.000 personas refugiadas en el país.

Tras conocerse el impacto de las explosiones, la ONG movilizó sus fondos para organizar el abastecimiento de productos básicos de la población afectada, así como prestar a las autoridades el apoyo necesario en aspectos de atención médica urgente. Todo el personal de la ONG trabaja sin descanso para poder llegar con esta ayuda al máximo número de afectados, sin dejar de lado la imprescindible labor humanitaria que desarrollan en 25 campos de refugiados ubicados a lo largo de la geografía libanesa.

Atención a los heridos

El presidente de URDA Spain, Ziad Abou Hoch desplegado en terreno, nos transmite una situación de extrema gravedad y nerviosismo a que se enfrentan no sólo los ciudadanos libaneses y aquellos refugiados en el país, sino también de todo el personal de tercer sector que opera en la zona:

«Lo principal es prestar atención a los heridos y damnificados por las explosiones, y a toda la población refugiada que ve cómo estas agravan más su inseguridad y vulnerabilidad, al ver cómo corre riesgo incluso el mínimo abastecimiento alimentario que podemos proveerles. Por supuesto, todo el equipo de URDA Spain que trabaja aquí, precisa de ayuda emocional ya que el nivel de tensión social e inseguridad actual lo somete a un estrés importante”.

Beirut reparto de alimentos
La ONG se ha volcado en el reparto de ayuda humanitaria a ciudadanos y refugiados en el Líbano | URDA Spain

Nosotros trabajamos principalmente con la población refugiada, pero siempre hemos apoyado a la población de acogida para lograr la imprescindible cohesión social. El país cuenta con casi dos millones de refugiados, es porcentualmente el que número de personas refugiadas acoge. Esto crea inevitables tensiones entre la propia población refugiada y la ciudadanía libanesa. En URDA Spain creemos en un progreso social en que nadie quede excluido. Por eso hemos tenido que realizar un tremendo y urgente esfuerzo para prestar atención a todas las personas afectadas por la explosión, independientemente de su lugar de origen.

Noticia relacionada: Beirut, la dimesión de la catástrofe

En el caso de la población refugiada hay que tener en cuenta el importante impacto emocional que supone esta explosión, no sólo por haber perdido lo poco que tenían, cuando no la propia vida, sino también por revivir las explosiones y la barbarie que vivieron en Siria y de las que huyeron en busca de un futuro digno».

Impacto en la población infantil

La población infantil, la más vulnerable, también se ve afectada por la actual situación, más teniendo en cuenta que la explosión ha causado daños irreparables en 120 escuelas que prestaban atención a cerca de 55.000 niños.

Dima es una de estas niñas a quienes la explosión ha cercenado todas sus esperanzas de futuro. Ella es una refugiada siria que llegó a Líbano con su familia huyendo de la guerra. Con tan sólo 15 años ha perdido a toda su familia que murió al derrumbarse el edificio en que vivían y se ve en la necesidad de huir de nuevo, pero en esta ocasión en la más absoluta soledad. Dima es una niña totalmente desesperada que asegura no tener fuerzas para seguir adelante.

Beirut explosión Dilma
Dilma es una joven refugiada siria que ha perdido a su familia tras derrumbarse el edificio donde residían | URDA Spain

URDA Spain desarrolla un Programa de Protección a la Infancia que permite que niñas como Dima recuperen sus esperanzas de futuro a través del apoyo legal, psicosocial y educativo. El personal de URDA Spain está colaborando con las autoridades también para tener un censo real de personas afectadas y de las necesidades que enfrentan y, fieles a su ideario, acogen a toda persona refugiada o no que haya quedado en situación de extrema vulnerabilidad, como es el caso de Dima.

Líbano y su capital Beirut atraviesan una de las peores crisis a nivel mundial y, a día de hoy, es un país al borde del abismo. Un estado sin gobierno tras la dimisión del ejecutivo, inmerso en una pandemia mundial, al borde de una crisis económica y donde la negligencia ha encendido la mecha de una terrible explosión con impredecibles consecuencias humanas.

URDA Spain trabaja para evitar una crisis humanitaria de gran calado. La ONG esté recogiendo donativos de todo el mundo para poder hacer frente a la situación

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

1 Trackback / Pingback

  1. Líbano, la lucha por sobrevivir en un país con cimientos de barro | DS

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*