Nuestros coches viejos alimentan el cambio climático y la mala calidad del aire de los países en desarrollo

Coches usados exportación África

el DiarioSolidario

14 millones de vehículos ligeros (de 3,5 toneladas o menos) como sedanes, coches utilitarios deportivos (SUV) y microbuses, usados y de mala calidad se exportaron entre 2015 y 2018 desde Europa, Estados Unidos y Japón al mundo en desarrollo. Alrededor del 80% tuvieron como destino países de ingresos bajos y medios, y más de la mitad a África.

Los coches contribuyen significativamente a la contaminación del aire y dificultan los esfuerzos para mitigar el cambio climático, según un nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). La UE es el líder en esta parcela, con un envío de 7,5 millones, principalmente al continente africano septentrional y occidental.

El trabajo Vehículos usados y medio ambiente – Una perspectiva global de los vehículos ligeros usados: flujo, alcance y regulación, exige acciones para llenar el vacío en las políticas actuales con la adopción de estándares de calidad que garanticen flotas de vehículos más limpias y seguras en los países importadores.

Contaminación y cambio climático

En todo el mundo, el sector del transporte es responsable de casi una cuarta parte de las emisiones globales de gases de efecto invernadero relacionadas con la energía. Específicamente, las emisiones de los vehículos son una fuente importante de material particulado fino (PM 2.5) y de óxidos de nitrógeno (NOx), que son algunos de los principales componentes de la contaminación del aire urbano.

“Los países desarrollados deben dejar de exportar vehículos que no pasan las inspecciones ambientales y de seguridad, y que ya no se consideran aptos para circular en sus propias calles, mientras que los países importadores deben introducir estándares de calidad más estrictos”, confirmaba la directora ejecutiva del PNUMA, Inger Andersen.

El estudio, basado en un análisis de 146 países, ha desvelado que alrededor de dos tercios de estos países tienen políticas débiles o muy débiles para regular la importación de vehículos usados. Un ejemplo es Nigeria, quien importó 238.760 vehículos en 2018, lo que representa el 16% del total. En 2016, la ciudad meridional de Onitsha fue nombrada la ciudad más contaminada del mundo. Entre otras razones por el diésel de baja calidad de los automóviles y camiones.

Sin embargo, el trabajo también ha demostrado que donde se han implementado medidas para regular la importación– especialmente, estándares de antigüedad y emisiones – se ha logrado acceder a automóviles usados de alta calidad, incluidos híbridos y eléctricos, a precios asequibles.

Por ejemplo, Marruecos sólo permite la importación de vehículos de menos de cinco años y los que cumplen la norma europea de emisiones EURO4. Como resultado, solo recibe vehículos usados relativamente avanzados y limpios provenientes de Europa.

Control deficiente europeo

A través de sus puertos, Países Bajos es uno de los exportadores de vehículos usados de Europa. Una investigación reciente realizada por las autoridades nacionales encontró que la mayoría de estos vehículos no tenían un certificado válido de circulación en el momento de la exportación. La mayor parte tenía entre 16 y 20 años y no cumplía el estándar de emisiones EURO4 de la Unión Europea. Por ejemplo, la antigüedad promedio de los coches usados exportados a Gambia era cercana a los 19 años, mientras que una cuarta parte de los exportados a Nigeria tenía casi 20 años.

Noticia relacionada: La basura electrónica europea contamina la cadena alimentaria de África

“El impacto de los automóviles viejos contaminantes es evidente. Los datos sobre calidad del aire en Accra confirman que el transporte es la principal fuente de contaminación atmosférica en nuestras ciudades. Es por eso que Ghana está priorizando los combustibles más limpios y los estándares de vehículos, así como oportunidades de introducir autobuses eléctricos” ha asegurado el ministro de Medio Ambiente, Ciencia, Tecnología e Innovación de Ghana, el profesor Kwabena Frimpong-Boateng.

Ghana fue el primer país en la región de África Occidental en cambiar a combustibles con bajo contenido de azufre y este mes ha impuesto un límite a las importaciones de vehículos de 10 años de antigüedad.

Los coches usados de mala calidad también provocan más accidentes de tráfico. Según el informe, muchos de los países con regulaciones de vehículos usados “muy débiles” o “débiles”, incluidos Malawi, Nigeria, Zimbabwe y Burundi, también tienen tasas de mortalidad por accidentes de tráfico muy altas. Los países que han introducido regulaciones más estrictas tienen registros de flotas más seguras, con menos incidentes. África registra más de 240.000 muertes anuales.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*