La misión casi imposible de erradicar el hambre y la pobreza en 2030

Hambre, erradicación de la pobreza

el DiarioSolidario

En el año 2000, los líderes mundiales se reunieron en las Naciones Unidas para dar forma a un plan de lucha contra la pobreza. De este encuentro nacieron ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Los ODM se convirtieron en el movimiento de lucha contra la pobreza y el hambre con más exito de la historia. Por ejemplo, el Objetivo 1 – que tenía como meta reducir a la mitad el porcentaje de personas que viven en condiciones de extrema necesidad- se alcanzó en 2010; 2015 era la fecha límite.

Otro de los proyectos fue el “Reto del Hambre Cero”, iniciativa que se lanzó durante la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible (Río+20) en 2012. El objetivo era inspirar un movimiento global que lograra un mundo sin hambre en una generación.

 

Finalmente y como continuación a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), en 2015 comenzó el camino de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El número 2 «Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible» debería de cumplirse en 2030.

Hambre cero en 2030, más lejos que nunca

En ese mismo 2015, las personas que padecían hambre comenzaron a incrementarse. Las estimaciones actuales indican que cerca de 690 millones de personas en el mundo tienen hambre en 2020, el 8,9 por ciento de la población mundial. Un aumento que ronda las 10 millones de personas en un año y de 60 millones en cinco. En la actualidad, 11 países muestran niveles “alarmantes” de hambre, y considerados “graves” en otros 40, apunta el Índice del Hambre Mundial.

Noticia relacionada: La pobreza en España podría aumentar en más de 1,1 millones de personas por el impacto de la pandemia, según Oxfam Intermón

Según el Programa Mundial de Alimentos, alrededor de 135 millones de personas padecen hambre severa hoy, debido mayoritariamente a los conflictos causados por los humanos, el cambio climático y las recesiones económicas. La pandemia del Covid-19 podría duplicar ahora esa cifra y sumar del orden de 130 millones de personas más a finales de este año.

El objetivo de alcanzar el hambre cero en 2030 parece ahora más lejano que nunca. Desafortunadamente, los expertos estiman que 840 millones de ciudadanos no podrán alimentarse correctamente.

Cambio en la forma de pensar

La organización Ceres2030, una coalición financiada por el gobierno alemán y la Fundación Bill y Melinda Gates, estima que el objetivo de acabar con el hambre es 2030 es factible. Además, le ha puesto precio: 281.655 millones de euros adicionales.

Los donantes internacionales tendrían que añadir otros 11.950 millones euros al año a su gasto en seguridad alimentaria y nutrición hasta 2030; más del doble de su contribución actual. Por su parte, los países de ingresos bajos y medios también tendrían que aportar otros 16.216 millones de euros al año. El dinero se invertiría en I+D agrícola, tecnología, innovación, educación, protección social, infraestructuras y en el comercio.

El mundo es capaz de gastar 1.636.159 millones de euros año tras año en proyectos militares y de armamento.

“Lo que se necesita, sobre todo, es un cambio en la forma de pensar de los encargados de adoptar decisiones de los gobiernos para que hagan del desarrollo agrícola una prioridad en cada país y combinen la inversión en el sector alimentario y agrícola con campañas de capacitación, el desarrollo de sistemas energéticos descentralizados, una mecanización adecuada, el desarrollo ulterior de la cría de animales y plantas y la igualdad de acceso a la propiedad de la tierra para mujeres y hombres”.

Agricultura y protección social

La investigación ha sido recogida en el documento: Ceres2030: Sustainable Solutions to End Hunger, y desarrollada por Científicos de la Universidad de Cornell, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible (IISD) y el Instituto Internacional de Investigaciones sobre Políticas Alimentarias (IFPRI).

Con el fin de erradicar el hambre en los diez años que quedan, ocho equipos del Ceres2030, compuestos por 77 investigadores de 23 países y 53 organizaciones, utilizaron un modelo económico que tomaba el gasto existente y estudiaba cómo se podía mejorar en 14 áreas; la protección social y el apoyo a los ingresos, la inversión en investigación y la formación. Asimismo, el estudio incluyó inteligencia artificial, a través de la cual se analizó medio millón de artículos de investigación de los últimos 20 años para encontrar pruebas sobre los proyectos y herramientas más efectivas para acabar con el hambre.

Mejoras en agricultura como forma de conseguir el hambre zero
Las mujeres impulsoras de la transformación de la agricultura

Los investigadores formularon diez recomendaciones fundamentales: los avances tecnológicos deben ir acompañados de apoyo a los agricultores, especialmente a las mujeres, que a menudo no podían beneficiarse de las nuevas técnicas o cultivos; fomentar la alianza entre agricultores; capacitación de los jóvenes; productos y cultivos resistentes al clima. Asimismo, recomendaron que la reducción de las pérdidas de las cosechas se ampliara más allá de la actual atención al almacenamiento, para incluir frutas y verduras, por último, se habla del  transporte e infraestructuras y el comercio de la venta de cultivos.

La organización también remarca que “los gobiernos tienen que combinar las inversiones en la agricultura con programas de protección social, a fin de garantizar que las personas tengan ingresos y acceso a los alimentos incluso en tiempos difíciles”.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

1 Trackback / Pingback

  1. Uno de cada seis niños vive en la pobreza extrema | el DiarioSolidario

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*