La sociedad en Euskadi demanda que la pobreza infantil sea una prioriedad del futuro Gobierno vasco

Euskadi

el DiarioSolidario

”Nueve de cada diez personas en Euskadi consideran que la lucha contra la pobreza infantil debe situarse entre las prioridades del próximo ejecutivo”, según una encuesta de Save the Children “Percepción sobre pobreza y violencia contra la infancia, realizada a las puertas de las elecciones vascas.

El 50% de los vascos afirma que pagaría más impuestos si estos fueran directamente destinados a acabar con la pobreza infantil. Asimismo, casi el 40% consideran que el Gobierno vasco podría hacer aún mucho más para hacer frente a la pobreza infantil, la desigualdad de oportunidades en el sistema educativo y la violencia contra la infancia y adolescencia.

La mayoría de las medidas sugeridas a las personas encuestadas para acabar con la pobreza infantil en Euskadi cuentan con el apoyo del 80%. Destacan la atención dental y visual gratuita, red pública de guarderías 0-3 años, clases de refuerzo educativo para alumnado económicamente desfavorecido, entre otras. Save the Children recuerda que actualmente en Euskadi uno de cada cinco niños y niñas viven en situación de ausencia de bienestar y el 10% en pobreza real o severa, según los datos de la EPDS 2018 del Gobierno vasco

Noticia relacionada: Cuatro de cada diez niños de 0 a 3 años no acceden a la escuela infantil en Euskadi

Tres de cada cuatro vascos se muestra partidario de que la Renta de Garantía de Ingresos sea reformada para que incluya mecanismos más eficaces para ayudar a las familias con pequeños a su cargo a salir de la pobreza. La RGI logra reducir la pobreza del 47% de las personas perceptoras que no tienen menores a cargo, en el caso de las familias solo logra sacar de la pobreza a cuatro de cada diez (28%).

Las familias con hijos las que más sufren

La encuesta de 40dB también avala la necesidad de acometer un cambio de paradigma a la hora de diseñar las políticas públicas: para un tercio (30%) de las familias la situación económica sufrida este último año ha provocado directamente una reducción en los gastos relacionados con sus hijos e hijas, por ejemplo, ha dejado de ir al dentista cuando era necesario y se han visto obligadas a reducir sus gastos en alimentación, ropa o calzado.

El ascensor social, aquel que posibilita la movilidad y el progreso económico intergeneracional, parece resultar una quimera para uno de cada cuatro familias, ya que consideran que sus hijos e hijas vivirán peor que ellos mismos. De hecho, para el 50% familias, la pobreza es algo hereditario y los hijos e hijas de familias con bajos recursos tendrán imposible romper el círculo de pobreza.

 “El próximo o la próxima Lehendakari tendrá que liderar un proyecto político en una situación que arrastra graves problemas para la infancia en Euskadi, como la segregación escolar, y la desigualdad, pero que también presenta una gran incertidumbre para el bienestar de niños, niñas y adolescentes. Sus necesidades han de ser prioritarias y, como muestran los datos, no se trata únicamente de un reclamo de Save the Children, sino que la mayoría de la población en Euskadi así lo está demandando”, concluye la responsable de Políticas de Infancia de Save the Children en Euskadi, Sara Polo.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*