La pandemia de Covid-19 agrava el hambre en todo el mundo

Hambre en el mundo

el DiarioSolidario

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas cifra actualmente en más de 270 millones el número de personas que corren el riesgo de morir de hambre. Esta cifra duplica la anterior previa a la pandemia. El objetivo del “Hambre Cero”, está más lejos que nunca. La emergencia sanitaria ha llevado a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) a ajustar sus estimaciones; entre 860 y 909 millones de personas pasarán hambre en 2030.

La crisis del Covid-19 ha agravado enormemente la situación de quienes ya sufren la pobreza, los conflictos armados y la crisis climática. El Banco Mundial predice que, para finales de este año, entre 111 y 149 millones de personas de todo el mundo caerán en la pobreza extrema. Incluso antes de la pandemia, el número de personas que padecían hambre crónica había vuelto a aumentar.

Hay nueve países especialmente afectados, seis de los cuales se encuentran en el África subsahariana: República Democrática del Congo, Malawi, Kenia, Burundi, Liberia y Madagascar. En la RDC y Malawi, más del 80% de los hogares encuestados tienen menos comida que antes de la pandemia. El hambre también ha aumentado considerablemente en otros lugares, como en Ecuador, Afganistán y Haití. Estas cifras demuestran que el Covid-19 agrava los niveles de hambre existentes y golpeando con más fuerza a las regiones más pobres del mundo.

Disminución de ingresos

Una mapa del hambre confirmado por la encuesta realizada por la organización alemana Welthungerhilfe junto con otras siete ONG europeas de ayuda al desarrollo y a la emergencia dentro de la red Alliance2015. El trabajo “The Covid-19 pandemic is exacerbating hunger worldwide”, confirma las tendencias mundiales y arroja luz sobre los vínculos entre la pandemia de coronavirus, la pobreza y el hambre. Las encuestas realizadas en casi 16.200 hogares de 25 países entre octubre y noviembre de 2020 mostraron que el 42% de los hogares tenía menos que comer, mientras que el 44% informó de una disminución en la calidad y diversidad de su dieta.

Noticia relacionada: Uno de cada seis niños vive en la pobreza extrema

La difícil situación en las regiones más pobres del mundo se debe principalmente a que los ingresos han disminuido drásticamente: el 90% de los hogares encuestados informan de una reducción de los ingresos, mientras que más del 75% teme que sus entradas de dinero siguen viéndose afectados negativamente en el futuro. Esta caída se ha dejado sentir con mayor intensidad en las personas que trabajan en el sector informal de las zonas periurbanas.

Los agricultores son otro grupo que se ha visto muy afectado, ya que el 72% ha experimentado una pérdida de ventas y algo menos de la mitad ha informado de que no ha podido vender sus productos debido al cierre.

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*