Migración en las Islas Canarias: desorganización, gestión insuficiente y carencia de infraestructuras

Migrantes en las Islas Canarias
Centenares de migrantes han pasado varios días al raso en el muelle de Arguineguín | CEAR

el DiarioSolidario

Las Islas Canarias se han convertido en el principal punto de entrada de migrantes a España durante 2020. 32.427 personas han alcanzado el archipiélago, un 45,5% más que en 2019,  según datos del Ministerio de Interior. De la cifra mencionada, un poco más de la mitad, 16.760 accedieron al país por Canarias.

Este aumento de llegadas ha provocado que en el suelo del muelle de Arguineguín, en la isla de Gran Canaria, hayan llegado a dormir más de 2000 personas, centenares de ellas al raso, denunciaba recientemente la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). Situación que se mantenía a día de ayer.

La llegada ha desbordado la capacidad de acogida, además de dejar en evidencia la carencia de infraestructuras y una red estable de acogida en las Islas Canarias, un plan de acción claro y una gestión política muy mejorable. Las ONG que operan en la zona, denuncian, asimismo, la indefensión jurídica de los migrantes y la falta de garantías en los procesos de repatriación – incluyendo menores y personas en peligro-, y la activación de procesos de expulsión con países como Mali y Mauritania.

Noticia relacionada: CEAR alerta de la “clara indefensión jurídica” de migrantes que llegan a Canarias

Protocolo, error o motín

La gestión por parte de las autoridades y la policía también ha sido muy criticada. Un claro ejemplo se dio el pasado martes con el desalojo de 197 ó 227 migrantes – en función de la fuente-, del puerto de Arguineguín, cuando los migrantes no tenían garantiza plazas de acogida. Interior justificaba la decisión amparándose en la imposibilidad de cumplir el protocolo habitual, debido a la saturación del puerto donde había casi 2.300 personas. Ahora, la medida tomada parece ir encaminada hacia un doble error policial y justificada al amparo del riesgo de un posible motín.

Vecinos de las Palmas de Gran Canaria acudieron el mismo martes a la plaza de la Feria de la ciudad, sede de la Delegación del Gobierno central en Canarias, para entregar bolsas con alimentos a los más 200 migrantes expulsados de Arguineguín que acabaron trasladados hasta este punto en autobuses o por sus propios medios. Finalmente, después de más de seis a la deriva en la capital canaria, se les encontró acomodo en complejos hoteleros de Maspalomas.

Mientras el Ministerio del Interior continúa con sus pesquisas sobre lo ocurrido, Defensa ha ofrecido 200 plazas para aliviar la situación en el muelle. Asimismo, ambos ministerios trabajan en la apertura con carácter de urgencia del Centro de Acogida Temporal de Extranjeros (CATE), que se ubicará en el antiguo polvorín militar de Barranco Seco, a las afueras de Las Palmas de Gran Canaria, y que contará con una capacidad inicial de 800 personas.

Apertura del CATE

Una apertura necesaria según CEAR. El CATE en las Islas Canarias debería ser utilizado como centro de identificación y registro de las llegadas. Así como espacio de atención letrada, con el objetivo de que las personas sean derivadas en el plazo máximo de 72 horas a los servicios de acogida y ayuda humanitaria previstos, y lugar garante del procedimiento de asilo de los migrantes que así lo requieran.

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado también remarca la necesidad de disponer de una estructura estable de acogida en las Islas; la reactivación de traslados a la Península y el diseño de una plan para la redistribución de las personas entre Comunidad Autónomas basado en la solidaridad territorial.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*