Vidas y sueños ahogados en la ruta migratoria hacia las Islas Canarias

Islas Canarias ruta migratoria de muerte
Las cifras de muertes de migrantes registradas en la Ruta del Atlántico – África Occidental se han duplicado este año hasta finales de agosto, en comparación con el mismo período en 2020. Foto: OIM/Peter Schatzer

el DiarioSolidario

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha registrado 785 personas, entre ellas 177 mujeres y 50 menores, que habían perdido la vida o desaparecido a finales de agosto cuando se dirigían a las Islas Canarias por la costa de África Occidental. El mes estival ya es considerado como el período más letal en términos de muertes documentadas – con 379 vidas perdidas. Casi la mitad de la cifra total de fallecimientos registrados este año según el Proyecto Migrantes Desaparecidos de la entidad.

La pérdida de vidas humanas se han duplicado en comparación con la cifra registrada en el mismo período del año pasado cuando cerca de 320 personas fallecieron en la Ruta del Atlántico – África Occidental. Durante 2020, se contabilizó el fallecimiento de 850 migrantes. La mayor cifra de muertes documentadas desde que la OIM comenzó con la compilación de datos en 2014.

El director del Centro de Análisis de Datos Mundiales sobre la Migración de la OIM, Frank Laczko, asegura que la cifra real de vidas perdidas en alta mar sea probablemente mucho más elevada.

“Se cree que los naufragios invisibles, en los cuales no hay sobrevivientes, ocurren con mucha frecuencia en esta ruta pero es casi imposible comprobarlos”, acotó. Incluso cuando se informa que estas embarcaciones están en problemas, es muy difícil determinar el número de víctimas”.

En los primeros ocho meses de 2021, 9.386 personas llegaron a las Islas Canarias por mar. Un incremento del 140% con respecto al mismo período en 2020 (3.933).

Viajes más peligrosos

De acuerdo con testimonios de los sobrevivientes, los viajes son cada vez más peligrosos. Un ejemplo es la declaración de un migrante de los siete supervivientes de una embarcación que transportaba a 54 personas. “Las personas ya habían empezado a morir”. Sus cuerpos eran lanzados al mar para que la embarcación no fuera demasiado pesada y todos termináramos muriendo. Había personas que parecían haber enloquecido, a veces se mordían entre sí, se gritaban y se lanzaban ellas mismas al mar”.

En este caso, los migrantes estuvieron a la deriva dos semanas hasta que finalmente naufragó su bote en las cercanías de la costa de Mauritania a mediados de agosto. El motor se perdió tras tres días en el mar y, posteriormente, se les acabó el agua y la comida.

Asimismo, se ha informado acerca de restos a la deriva a lo largo de la costa atlántica de África Occidental. Cuerpos  atrapados con frecuencia por las redes de los barcos pesqueros, datos que son indicadores adicionales de estos “naufragios invisibles”. La organización civil española Caminando Fronteras calcula que unas 36 embarcaciones han desaparecido sin dejar huella alguna en la ruta rumbo a las Islas Canarias en los primeros seis meses de 2021.

Respuesta integral

Los conflictos y la pobreza, exacerbados por medidas para contrarrestar la pandemia de Covid-19, junto a la limitación de vías adecuadas para la migración regular son factores que siguen empujando a las personas para que emprendan estos viajes extremadamente peligrosos por mar.

Noticia relacionada: Canarias como islas cárceles para detener la migración

“Para poner fin a estas pérdidas de vidas sin sentido en todas las rutas migratorias marítimas rumbo a Europa se necesita una respuesta integral, el mejoramiento de las capacidades de búsqueda y rescate por parte de los Estados y la existencia de canales adecuados para que la migración sea segura, ordenada y regular”, concluyó  Laczko.

1 Trackback / Pingback

  1. Migraciones humanas forzadas por la crisis climática | DS

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*