La tasa de mortalidad infantil más baja registrada en peligro por el Covid-19

mortalidad infantil
Este simpático bebé sonríe cuando acaba de recibir su certificado de nacimiento en Accra, Ghana, el 9 de junio de 2020 | Unicef

el DiarioSolidario

La tasa de mortalidad infantil se ha situado al nivel más bajo desde que existen registros. Pese al dato, 5,2 millones de menores de cinco años fallecieron 2019, 38 pequeños por cada 1.000 nacimientos, un descenso del 50 % en comparación con el año 2000 y de casi un 60 % desde 1990, según el informe anual Levels and Trends in Child Mortality, que elabora Unicef y varios organismos internacionales.

Desafortunadamente, las diferencias entre regiones son muy elevadas: los peores datos en el África Subsahariana, donde la tasa es de 76 muertes por 1.000 nacimientos, 20 veces más que en Australia y Nueva Zelanda.

A lo largo de los últimos 30 años, los servicios de salud destinados a prevenir o tratar las causas de las muertes infantiles, así como las vacunas, han sido decisivos para salvar la vida de millones de niños.

Covid-19 y servicios de salud

Pese a la tendencia positiva, estudios revelan que la pandemia de Covid-19 ha ocasionado importantes interrupciones en los servicios de salud. En mayo, un análisis preliminar elaborado por la Universidad John Hopkins reveló que casi 6.000 niños adicionales podrían morir cada día debido a las alteraciones ocasionadas por la Covid-19.

A posteriori, un estudio realizado por Unicef en 77 países a lo largo del verano reveló que en casi un 68% de los estados se notificó al menos alguna interrupción en los reconocimientos médicos de los niños y en los servicios de inmunización. Además, en un 63% se registraron interrupciones en los exámenes prenatales, un porcentaje que se situó en el 59% en el caso de la atención posnatal.

Por otra parte, un trabajo reciente de la OMS basado en las respuestas de 105 países reveló que en un 52% notificaron alteraciones en los servicios de la salud para los niños que padecían una enfermedad y un 51% en los servicios de tratamiento de la malnutrición.

Miedo al contagio

Afganistán, Bolivia, Camerún, Libia, Madagascar, Pakistán, la República Centroafricana, Sudán y Yemen son algunos de los países más afectados. En siete de los nueve países mencionados se registraron índices de mortalidad infantil de más de 50 muertes por cada 1.000 nacimientos menores de cinco años en 2019.

En Afganistán, donde uno de cada 17 niños murió antes de cumplir cinco años en 2019, el Ministerio de Salud informó de una importante reducción en las visitas a los centros de salud. Debido al miedo a contagiarse con el virus de la Covid-19, las familias están restándole prioridad a la atención prenatal y posnatal, lo cual aumenta el riesgo al que se enfrentan las mujeres embarazadas y los bebés recién nacidos.

“La comunidad mundial ha avanzado tanto hacia la eliminación de la mortalidad infantil que no podemos permitir que la pandemia de Covid-19 nos frene”, afirmó, la directora Ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore. “Los niños que no pueden acceder a los servicios de salud debido a la sobrecarga del sistema, o las mujeres que temen dar a luz en el hospital por miedo a infectarse, se convierten también en víctimas de la Covid-19. Si no se invierte cuanto antes en reanudar los sistemas y los servicios de salud que se han interrumpido, millones de niños menores de cinco años, y sobre todo los recién nacidos, podrían morir”.

Noticia relacionada: Un mundo mejor para 280 millones de niños

 “La pandemia de Covid-19 ha puesto en jaque años de progreso mundial para acabar con las muertes infantiles prevenibles”, aseguró el director Mundial de Salud, Nutrición y Población en el Banco Mundial, Muhammad Ali Pate. “

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*