ONUSIDA: se agota el tiempo para alcanzar el objetivo de acabar con el sida para el 2030

Sida, ONUSIDA hace un llamamiento para acabar con la enfermedad en 2030

el DiarioSolidario

ONUSIDA insta a los líderes a comprometerse con los objetivos de una nueva declaración política sobre el VIH. El llamamiento cobra mayor relevancia ante la semana la quinta Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el SIDA. En el encuentro se debatirán los nuevos datos del Programa de las Naciones Unidas para el VIH-SIDA (ONUSIDA) que demuestran que docenas de países lograron o superaron en 2020 los objetivos fijados por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2016, evidenciando que esas metas no eran meras aspiraciones, sino una realidad alcanzable.

El estudio muestra que a nivel mundial el número de personas que reciben tratamiento se ha triplicado con creces desde 2010. En 2020, 27,4 millones de los 37,6 millones de personas que vivían con el VIH – 1,7 millones menores de 14 años-, recibían medicación y cuidados, frente a los 7,8 millones de 2010. ONUSIDA calcula que, gracias a la aparición de tratamientos asequibles y de calidad, desde 2001 se han salvado 16,2 millones de vidas.

Las muertes relacionadas con el sida también disminuyeron en un 43% desde 2010, 690.000 personas fallecieron en 2020. Los expertos achacan en gran parte la reducción gracias a la implementación de las terapias antirretrovirales. Al mismo tiempo, se avanzó en la reducción de nuevas infecciones por VIH, pero con un progreso más lento: se ha logrado una reducción del 30% desde 2010, con 1,5 millones de nuevas infecciones por VIH en 2020 en comparación con los 2,1 millones de 2010.

77,5 millones de personas contrajeron la infección por el VIH desde el comienzo de la epidemia. 34,7 millones fallecieron a causa de enfermedades relacionadas con el sida.

Estigmatizar al enfermo

“El trabajo subraya que los países que mantienen leyes punitivas y se niegan a adoptar un enfoque sanitario centrado en los derechos no hacen más que castigar, ignorar, estigmatizar y dejar atrás a los grupos de población clave, denuncian desde ONUSIDA”. Ciudadanos que constituyen el 62 % de las nuevas infecciones por el VIH en todo el mundo, a quienes se niega el acceso a los servicios para el VIH. A modo de ejemplo, casi 70 países penalizan las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo.

Cada semana, alrededor de 5.000 mujeres jóvenes de entre 15 y 24 años contraen el VIH.

En cuanto a la procedencia geográfica, las mujeres jóvenes del África subsahariana son las grandes olvidadas. Seis de cada siete nuevas infecciones por VIH entre adolescentes de 15 a 19 años de la región se producen en las niñas. Las enfermedades relacionadas con el sida todavía son la principal causa de muerte entre las mujeres de entre 15 y 49 años en la subregión africana.

Noticia relacionada: 113.000 niños murieron de SIDA en 2019, y 320.000 se contagiaron de VIH

Revertir epidemías y salvar vidas

El informe demuestra que los países con leyes y políticas progresistas y sistemas sanitarios sólidos e inclusivos son los que obtuvieron los mejores resultados contra el VIH. El enfermo tiene una mayor probabilidad de acceder a servicios eficaces como pruebas de detección, la profilaxis previa a la exposición (medicamentos para prevenir el padecimiento), la reducción de daños causados por la enfermedad, el suministro de varios meses de tratamiento para el VIH y un seguimiento y una atención constante y de calidad.

“Con financiación adecuada, el compromiso auténtico de la comunidad, los enfoques multisectoriales basados en los derechos humanos y la ciencia como punto de partida para sus estrategias han logrado revertir sus epidemias y salvar vidas. Todos estos elementos son muy valiosos para estar preparados y responder eficazmente a la pandemia contra el VIH, la COVID-19 y muchas otras enfermedades”, resaltó la directora ejecutiva del Programa de la ONU Winnie Byanyima.

Sin embargo, ONUSIDA destaca que se agota el tiempo para alcanzar el objetivo de acabar con el sida para el año 2030. Así como que los avances desde la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de la ONU de 2016 han sido demasiado lentos y que no se han cumplido algunas de las metas previstas para el 2020.

Si finalmente se logran, los objetivos permitirán prestar servicios relacionados con el VIH al 95% de las personas que los necesitan, reducir las infecciones anuales por el virus a menos de 370.000 y las muertes relacionadas con el sida a menos de 250.000 para 2025. Esto requerirá una inversión de 29.000 millones de dólares anuales hasta el 2025.

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*