Los beneficios crecen en la pandemia mientras los más pobres pagan el precio

La pandemia ha acentudado las diferencias entre ricos y pobres

el DiarioSolidario

Treinta y dos de las empresas más grandes del mundo podrían ver crecer sus beneficios en 92.050 millones de euros más en 2020, según un nuevo informe de Oxfam publicado que destaca que la pandemia del Covid-19 ha aumentado la desigualdad existente y que los más vulnerables salen perdiendo.

Power, Profits and the Pandemic describe cómo muchas empresas de todo el mundo -incluidas las que han sido rescatadas por los gobiernos- han antepuesto los beneficios y los pagos a los accionistas a los puestos de trabajo y la seguridad de los trabajadores.

Diferentes organizaciones prevén que 500 millones de personas en todo el mundo se verán abocadas a la pobreza a causa de las consecuencias económicas de la pandemia. Ya se han perdido 400 millones de puestos de trabajo y la Organización Internacional del Trabajo estima que más de 430 millones de pequeñas empresas están en peligro.

Pagos a accionistas por encima de todo

Mientras tanto, se han protegido los pagos a los accionistas, lo que ha alimentado el auge del precio de las acciones, que a su vez ha aumentado masivamente la riqueza de los más ricos.

Se espera que las 25 empresas mundiales más rentables del Índice S&P Global 100 – índice bursátil de Standard and Poor’s, que mide las prestaciones de 100 compañías multinacionales de negocios globales -, paguen a los accionistas más de 319.221 millones de euros en 2020, lo que equivale al 124% de sus beneficios. Los 100 principales ganadores del mercado de valores han añadido más de 2,53 billones de euros  a su valor de mercado desde la pandemia.

Jeff Bezos podría pagar personalmente a cada uno de los 876.000 empleados de Amazon un bono único de 88.672 euros hoy y seguir siendo tan rico como al principio de la pandemia.

El gigante químico BASF recibió 1.081 millones de euros en préstamos de emergencia del gobierno británico, pero en junio aprobó un plan para pagar 3.030 millones de euros en dividendos, un aumento con respecto al año anterior, a pesar de la caída de los beneficios.

Un impuesto sobre el exceso de beneficios para las 32 empresas más rentables podría recaudar unos 112.410 millones de euros para hacer frente a Covid-19. Suficiente para pagar las pruebas de Covid-19 y las vacunas para todos los habitantes del planeta con 35.670 millones de euros de sobra.

El director ejecutivo de Oxfam GB, Danny Sriskandarajah, ha asegurado que “Esta pandemia ha expuesto la enfermedad en el corazón de la economía mundial, con las empresas priorizando los beneficios sobre las personas. Unos pocos afortunados están sacando provecho de Covid mientras que cientos de millones de trabajadores se ven obligados a luchar.

“En estos tiempos extraordinarios, quienes han tenido la suerte de beneficiarse de la pandemia tienen la responsabilidad de contribuir a la atención sanitaria vital, a las redes de seguridad social y a las medidas para impulsar la recuperación económica”.

Beneficios frente a derechos laborales

El informe expone numerosos ejemplos en los que las empresas han puesto en peligro vidas y medios de vida en busca de beneficios. En los EE.UU. se estima que 27.000 trabajadores del sector cárnico han dado positivo – uno de cada nueve empleados – y más de 90 han muerto a causa de Covid-19. La mayor empresa de procesamiento de carne del país, Tyson Foods, publicó una carta en la que abogaba por no cerrar sus fábricas, a pesar de que 8.500 de sus empleados dieron positivo en las pruebas del virus.

Diez de las marcas de ropa más grandes del mundo pagaron el 74% de sus ganancias (un total de 22,7 mil millones de euros) a sus accionistas en dividendos y recompra de acciones en 2019. Este año, 2,2 millones de trabajadores sólo en Bangladesh se vieron afectados por la cancelación de pedidos de textiles. Los cierres de fábricas han reducido los ingresos en el país en unos 3.242 millones de euros.

En la India, cientos de trabajadores de las plantaciones de té, muchos de ellos mujeres, han quedado sin sueldo como resultado del cierre de Covid-19. Al mismo tiempo, algunas de las mayores empresas de té de la India han aumentado sus beneficios o han podido mantener los márgenes mediante el recorte de los costos.

Las operaciones mineras en el Perú se han mantenido abiertas a pesar de los altos riesgos de infección entre sus empleados. Chevron anunció recortes del 10-15% de su fuerza de trabajo global a pesar de haber gastado más dinero en dividendos y recompra de acciones durante el primer trimestre del año que lo que generaron en el negocio principal.

La mayor empresa cementera de Nigeria, Dangote Cement, presuntamente despidió a más de 3.000 empleados sin previo aviso o sin el debido proceso, mientras que se espera que la empresa siga pagando el 136% de sus beneficios a los accionistas en 2020.

Beneficios y evasión fiscal

Oxfam constata que la capacidad de muchas empresas para hacer frente a los daños económicos causados por la pandemia y cuidar de sus empleados se ha visto gravemente menoscabada por los años de aumento de los pagos a los accionistas; algunas empresas han entregado cantidades considerablemente superiores a sus beneficios.

El informe advierte que la capacidad del gobierno para responder al Covid-19 se había visto socavada por la evasión de impuestos. Entre 2016 y 2019, 59 de las empresas más rentables del mundo en los Estados Unidos, Europa, Corea del Sur, Australia, India, Brasil, Nigeria y Sudáfrica distribuyeron casi 2,16 billones de euros a sus accionistas, con pagos que promediaron el 83% de las ganancias.

Noticia relacionada: Las empresas farmacéuticas privan a los países de miles de millones de euros en ingresos fiscales

Las tres mayores empresas de salud de Sudáfrica – Netcare, Mediclinic y Life Healthcare Group – pagaron un asombroso 163% de sus beneficios a los accionistas a través de dividendos y recompra de acciones.

Prioridad y apoyo a los trabajadores

Oxfam pide una respuesta a la crisis inmediata que dé prioridad al apoyo a los trabajadores y a las pequeñas empresas. Incluye el establecimiento de un impuesto sobre las ganancias de la pandemia Covid-19 para asegurar el sacrificio compartido, y la redistribución de los recursos de los que se benefician de la pandemia a los que soportan la carga.

A largo plazo, la ONG reclama a los responsables políticos y a las empresas que se aseguren de que cada trabajador reciba un salario digno, tenga un lugar de trabajo seguro y una voz en el lugar de trabajo antes de que se pague un único dividendo a los accionistas. Las empresas deben pagar su parte justa de impuestos y los responsables políticos deben refrenar el poder de las empresas para evitar que manipulen las normas.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*