14 ONG piden votar en contra de la reelección de consejeros del Standard Bank, el mayor banco de África, por su relación con la industria de combustibles fósiles

Standard Bank

el DiarioSolidario

Standard Bank es el mayor banco de África y su sede se encuentra en Johannesburgo, Sudáfrica. El banco es uno de los firmantes fundadores de los Principios de las Naciones Unidas para una banca responsable (UNPRB), que “establecen el punto de referencia mundial de lo que significa ser un banco responsable”. El Principio 1 de los UNPRB (“Alineación”), compromete a los bancos signatarios a “alinear la estrategia empresarial para ser coherente con las necesidades de los individuos y los objetivos de la sociedad y contribuir a ellos, tal como se expresa en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Acuerdo de París sobre el Clima y los marcos nacionales y regionales pertinentes”.

Pese a que en papel, las buenas intenciones de la entidad con el medioambiente parecen evidentes. El banco es una de las principales entidades de crédito que financia proyectos de petróleo y gas en el África subsahariana. Standard Bank, por ejemplo, no revela en sus informes de empresa que Stanbic Uganda (una filial del Grupo) es una de los principales organizadores de la financiación del oleoducto de crudo de África oriental (EACOP). Un proyecto controvertido que será el oleoducto de petróleo más largo del mundo, extendiéndose a lo largo de 1.445 kilómetros desde Hoima (Uganda) hasta Tanga (Tanzanía) y que transportará 216.000 barriles de crudo al día.

Conflicto de intereses

Organizaciones medioambientales denuncian ahora que siete de los 18 miembros del consejo de administración tienen un claro conflicto de intereses en asuntos relacionados con el cambio climático debido a sus vínculos con la industria de combustibles fósiles. Por este motivo, catorce ONG de justicia climática de todo el mundo, lideradas por la organización de activistas de accionistas Just Share, han pedido a los accionistas de Standard Bank que voten en contra de la elección o reelección de los directores con conflictos climáticos en la próxima asamblea general del 26 de junio.

“La elección de los miembros del consejo de administración del Standard Bank en conflicto con el clima corre el riesgo de afianzar una alta tolerancia a la exposición a la industria de los combustibles fósiles en los próximos años. Por lo tanto, las organizaciones de justicia climática de todo el mundo han decidido arrojar luz sobre este tema, y han escrito a los accionistas pidiéndoles que voten en contra de la elección de estos directores en la asamblea general de Standard Bank del 26 de junio”, aseguran las organizaciones.

Cinco de los siete directores del Standard Bank en entredicho – la Sra. Kennealy, la Sra. Matyumza, la Sra. Mabelane, la Sra. Nyembezi y el Sr. Maree – se presentan para ser elegidos o reelegidos en la junta del Standard Bank este año. Las empresas sudafricanas de combustibles fósiles con las que se les relacionan son: Sasol (el mayor emisor de carbono del país después de Eskom), Exxaro y BP Southern Africa.

“Si todos los directores que se presentan a la elección o reelección son elegidos en la asamblea general ordinaria del 26 de junio, los directores con vínculos con los combustibles fósiles representarán el 42% de los directores independientes del Standard Bank (5/12); el 47% de sus directores no ejecutivos (7/15); y el 41% (7/17) de la junta en su conjunto”, denuncian las organizaciones.

Nexo de unión

Los siete miembros de la junta y sus vínculos con las empresas de combustibles fósiles se exponen a continuación. Los cinco primeros se presentan:

La directora no ejecutiva independiente, Trix Kennealy. A partir de mayo de 2020 la principal directora independiente del banco, ostenta el mismo cargo en Sasol. 

La directora no ejecutiva independiente, Nomgando Matyumza, dispone del mismo cargo en Sasol.

Priscillah Mabelane, nombrada en el consejo con efecto a partir del 1 de enero de 2020. CEO y Directora Ejecutiva de BP Southern Africa hasta el 1 de junio de 2020. Directora de Shell y BP South African Petroleum Refineries (Pty) Limited (que es propietaria de Sapref, la mayor refinería de combustible de Sudáfrica). Vicepresidenta de la Junta de Gobernadores de la Asociación de la Industria Petrolera de Sudáfrica; y se unirá a Sasol a partir del 1 de septiembre de 2020, como vicepresidenta ejecutiva del negocio de energía de esa compañía.

Nonkululeko Nyembezi, también nombrada para la junta con efecto a partir del 1 de enero de 2020, es la directora general y directora ejecutiva de Ichor Coal N.V., una empresa de producción de carbón térmico que opera en Sudáfrica.

Jacko Maree, es un director no ejecutivo independiente del Grupo Phembani, una empresa de inversiones con participaciones en Umcebo Mining (carbón), Izimbiwa Coal, South32 y Engen. 

Geraldine Fraser-Moleketi, es también la principal directora independiente de la compañía minera de carbón térmico Exxaro.  

El director no ejecutivo Lubin Wang representa al Banco Industrial y Comercial de China (ICBC) en la junta. El ICBC posee el 20% de las acciones del Standard Bank, y es un actor clave en la facilitación financiera del sector del petróleo y el gas en África.

Ley de incompatibilidad

Los miembros de la junta que tienen un conflicto de intereses están obligados por la Ley de sociedades de Sudáfrica de 2008, a declarar dichas incompatibilidades y a abstenerse de asistir a las reuniones de la junta durante el análisis de cualquier asunto en relación con el cual tengan un conflicto. Los mismos incluyen no sólo los personales, sino también los que se producen con “partes relacionadas”, que incluyen otras empresas de las que el miembro de la junta es director.

“En estas circunstancias, los inversores responsables que poseen acciones de Standard Bank no tienen la mejor de las opciones: o bien estos miembros del consejo se recusan, lo que crea un vacío de gobernanza empresarial cuando el consejo considera algunas de sus cuestiones estratégicas más importantes, ya que, según admite el propio banco, los asuntos relacionados con el clima lo son; o no lo serán, lo que compromete la capacidad del consejo para proporcionar un liderazgo competente en materia de clima, aseguran desde las ONG.

Cambio de opinión

En 2019, Standard Bank se convirtió en la primera empresa sudafricana en presentar en su Asamblea General las resoluciones sobre el cambio climático propuestas por los accionistas.

En 2020, después de comprometerse con el banco, la Fundación RAITH y Just Share formalmente co-presentaron otra resolución – esta vez pidiendo al banco ampliar sus políticas de financiamiento de carbón para incluir su posición sobre el financiamiento de petróleo y gas.

Para sorpresa de los cofirmantes, Standard Bank se negó a presentar la resolución de 2020. Al principio, su razón para esta negativa la sustentaba sobre que la resolución era “prematura”. Luego, el secretario de la empresa se escudó en un supuesto tecnicismo jurídico con respecto a la capacidad de los accionistas para votar en asuntos relacionados con el cambio climático.

Evitar limitar la financiación

Un argumento jurídico que era el mismo que el proporcionado por Sasol a los accionistas que intentaban presentar resoluciones sobre el clima en esa empresa en 2018 y 2019 y que  no ha sido probado en los tribunales. Además, ya se han presentado múltiples resoluciones de accionistas sobre el cambio climático en Sudáfrica; en Standard Bank, FirstRand, Nedbank y Absa.

Noticia relacionada: La fortaleza y resiliencia de las finanzas éticas

“A las empresas de combustibles fósiles les interesa evitar que las instituciones financieras limiten su financiación. También les interesa frustrar la presentación de resoluciones de accionistas sobre el cambio climático que exigen una mejor divulgación de la exposición a los riesgos climáticos”.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*