Una vacuna contra el Covid-19 transparente, universal y asequible

vacuna

el DiarioSolidario

La farmacéutica Moderna anunciaba que los datos preliminares del ensayo de fase tres, de una posible vacuna contra el Covid-19, sugerían una efectividad del 94,5%. Días antes Pfizer/BioNTech aseguraba alcanzar el 90%. A estas dos candidatas se les suma la rusa del Instituto Gamaleya con un supuesto 92%. Por el momento, no se han publicado los resultados en revistas científicas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en la actualidad se trabaja en 47 vacunas experimentales testadas en personas y más de 150 a nivel de laboratorio. Los expertos prevén que habrá varias inyecciones en circulación a lo largo del 2021. Su aplicación variará en función de las necesidades y los grupos de edad.

Mantener las futuras vacunas como un lujo solo accesible para los ricos no es la manera correcta de vencer a este virus, ni cómo vamos a salvar vidas.

Médicos Sin Fronteras asegura que “si bien este es un paso prometedor, un comunicado de prensa de Moderna no es suficiente para obtener conclusiones concretas. Se necesita la total transparencia de los datos y análisis de los ensayos clínicos antes de poder alcanzar conclusiones sobre la eficacia y utilidad de la vacuna”.

Plena transparencia

La organización insiste en que Moderna debe compartir toda la propiedad intelectual, incluida la tecnología, los datos y el conocimiento necesario, para que otros fabricantes puedan también producir estas vacunas que podrían salvar vidas y evitar la escasez de abastecimiento.

Una opinión que también comparte la OMS y y la Coalición Internacional de Organismos de Reglamentación Farmacéutica (ICMRA), quienes en una declaración conjunta “Exigian la plena transparencia de los resultados de ensayos clínicos, a fin de respaldar decisiones reglamentarias y fomentar la confianza pública en las autoridades y en las vacunas”.

Noticia relacionada: El sarampión se cobra más de 207.500 vidas en 2019

“El mundo está esperando con impaciencia los resultados positivos de los ensayos clínicos de la vacuna contra el Covid-19 con la esperanza de tener una herramienta que ayude a controlar esta pandemia. Sin embargo, su eventual aprobación significa muy poco si no se distribuyen de manera equitativa a personas de todo el mundo y a un precio de coste que sea totalmente transparente”, asegura la profesional referente de Vacunación de Médicos Sin Fronteras, Miriam Alía.

Precio objetivo y distribución equitativa

La investigación, el desarrollo y la fabricación de la vacuna de Moderna se han compensado casi en su totalidad con contribuciones públicas. El gobierno de Estados Unidos ha aportado casi 2.100 millones de euros.

“Moderna debería vender esta vacuna a precio de coste, además de no buscar lucrarse con una vacuna que ha sido predominantemente financiada por el público. Todas las empresas farmacéuticas, deberían distribuir los suministros iniciales de vacunas de manera equitativa en todo el mundo”, concluye Miriam Alía.

La ONG estima que casi el 80% de las dosis iniciales ya están reservadas en acuerdos bilaterales no transparentes con países de altos ingresos, incluido EE. UU. El restante sería una cantidad insuficiente para los países en desarrollo y dentro de contextos humanitarios afectados por crisis.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*