1000 millones de niños, se ven afectados cada año por violencia física, sexual o psicológica

Niños violencia

el DiarioSolidario

1000 millones de niños – la mitad de los menores-, se ven afectados cada año por violencia física, sexual o psicológica, y sufren traumatismos, discapacidad y muerte, porque los países no han observado las estrategias establecidas para su protección. Cerca de 300 millones de menores de dos a cuatro años en el mundo a menudo se ven sometidos a castigos violentos a manos de sus cuidadores. Los datos revelan que, en 2017, alrededor de 40.150 niños fueron víctimas de homicidio.

El Informe sobre la situación mundial de la prevención de la violencia contra los niños 2020 revela claramente la necesidad de que todos los países hagan más esfuerzos por aplicar las estrategias. Si bien casi todos (88%) cuentan con legislación para proteger a los niños contra la violencia, menos de la mitad (47%) indicaron que se aplicara contundentemente. El trabajo recoge los progresos de 155 países en la aplicación del marco «INSPIRE», un conjunto de siete estrategias para prevenir y abordar la violencia contra los niños.

«La violencia contra los niños nunca tiene justificación», asegura el director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus. «Contamos con herramientas de base científica para prevenirla, y exhortamos a todos los países a aplicarlas. Proteger la salud y el bienestar de los niños es crucial para proteger nuestra salud y bienestar colectivos, ahora y para el futuro».

Violencia siempre presente

El trabajo incluye las primeras estimaciones mundiales de homicidios específicamente contra menores de 18 años, ya que las estimaciones anteriores se basaban en datos que incluían a jóvenes de 18 y 19 años. 40.150 niños fueron víctimas de homicidio en 2017.

«La violencia contra los niños siempre ha estado presente, y ahora la situación podría empeorar mucho», señala la directora Ejecutiva del Unicef, Henrietta Fore. «El confinamiento, los cierres de escuelas y las restricciones de movimientos han dejado a demasiados niños a merced de quienes les maltratan, sin el espacio seguro que la escuela ofrecería normalmente. Es urgente intensificar los esfuerzos para proteger a los niños en estos momentos y también posteriormente, en particular estableciendo que los trabajadores de los servicios sociales son esenciales y reforzando las líneas telefónicas de ayuda a la infancia».

Los progresos son desiguales

De las estrategias de INSPIRE, la que más progresos muestra es el acceso a la escuela por matriculación: un 54% de los países declaran que la escuela permite alcanzar a un número suficiente de niños que lo necesita. Del 32% al 37% de los países estimaron que las víctimas de la violencia podían acceder a servicios de apoyo, mientras que un 26% de los países ofrecían programas de apoyo a padres y cuidadores; el 21% de los países tenían programas para cambiar normas perjudiciales; y el 15% había incorporado modificaciones para ofrecer a los niños entornos físicos seguros.

Si bien una mayoría de los países (83%) cuentan con datos nacionales sobre la violencia contra los niños, sólo el 21% los utilizaban para establecer baremos de referencia y metas nacionales para prevenir y abordar la violencia contra los niños.

Cerca del 80% de los países tienen planes de acción y políticas nacionales, pero solo una quinta parte tienen planes plenamente financiados o metas medibles. La falta de fondos y la capacidad profesional inadecuada son, probablemente, factores que contribuyen a ello y el motivo por el que la implementación es tan lenta.

Covid-19 y sus efectos

«Durante la pandemia de Covid-19, y el consiguiente cierre de escuelas, hemos constatado un aumento de la violencia y el odio online, y ello incluye el acoso. Ahora que las escuelas empiezan a reabrir, los niños hablan de su miedo a volver», señala la directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay. «Es responsabilidad de todos velar por que las escuelas sean entornos seguros para todos los niños. Debemos pensar y actuar colectivamente para acabar con la violencia en la escuela y en las sociedades en general».

Noticia relacionada: La Convención de los Derechos del Niño cumple 30 años rodeada de violencia hacia la infancia

Las medidas para que la población se quede en casa, como los cierres de escuelas, han reducido los apoyos habituales de las familias y otras personas como amigos, familia extensa o los profesionales. La situación erosiona aún más la capacidad de las víctimas para hacer frente con eficacia a las crisis y las nuevas rutinas de la vida cotidiana. Se han observado incrementos pronunciados en el número de llamadas a las líneas telefónicas de ayuda contra el maltrato infantil y la violencia de pareja.

Y si bien los recursos virtuales han sido cruciales para que muchos niños puedan seguir aprendiendo, recibiendo apoyo y jugando, se ha detectado un aumento de los comportamientos dañinos online, como el ciberacoso, las conductas de riesgo y la explotación sexual.

«Cuando el informe estaba finalizándose, las medidas de confinamiento y la interrupción de la prestación de servicios de protección de la infancia, ya de por sí limitados, exacerbaron la vulnerabilidad de los niños ante diversas formas de violencia», explica la representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la Violencia contra los Niños, Najat Maalla M’jid.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*