La violencia en la República Democrática del Congo obliga a huir a 200.000 personas

Violencia, RDC, MSF
República Democrática del Congo 2020 © MSF | Avra Fialas

el DiarioSolidario

200.000 personas han huido de sus hogares en los últimos dos meses debido a la escalada de la violencia en la provincia de Ituri, al noreste de la República Democrática del Congo (RDC), ha informado la organización médica humanitaria internacional Médicos Sin Fronteras (MSF).

“La gente vive con el constante terror de ser atacada en una zona en la que las necesidades humanitarias están aumentando bruscamente”, ha afirmado el jefe de misión de MSF en Ituri, Alex Wade. La organización ha realizado un llamamiento para incrementar la presencia y asistencia de profesionales en la zona, así como, el suministro de lonas de plástico, bidones, jabón y colchonetas para dormir.

En la actualidad, se contabilizan más de cinco millones de desplazados internos en el país, el segundo mayor número en el mundo. En las últimas dos décadas, más de un millón de personas han sido obligadas a abandonar sus hogares en la provincia de Ituri.

Víctimas civiles

Los civiles son las principales víctimas de los combates entre las milicias y el ejército nacional. El ataque más reciente ocurrió el 17 de mayo en la región de Drodro. Varias personas murieron, otros resultaron heridos y casas ardieron.

La víctima más joven del ataque fue un niño de 15 meses de edad que estaba atado a la espalda de su madre cuando le dispararon. “La bala atravesó las piernas del niño y mató a su madre”, ha informado el jefe del equipo médico de MSF, Diop El Haji. “Los vecinos le trasladaron al hospital general de Drodro. Sus padres murieron en el ataque junto con sus tres hermanas y tres hermanos. De toda su familia, sólo un hermano sobrevivió después de que lograra escapar al monte“.

Noticia relacionada: Niños secuestrados del Congo: las madres rompen el silencio

Los centros de atención de la salud también son blanco de la violencia. El 2 de mayo, la guerra llegó a la zona de Wadda y dejó más de 200 casas quemadas. Sólo en mayo, se ha informado de que al menos otras cuatro instalaciones de salud fueron atacadas. La violencia se dirige sistemáticamente a las aldeas y centros de salud para evitar que las personas que huyen, regresen. El miedo se ha apoderado de las personas.

“Nos atacaron a plena luz del día”, ha asegurado el líder comunitario de Wada, Ndjilo Laki Emmanuel. “Huimos en el monte con nuestras familias. Luego volvieron a atacar una semana después. Desde entonces, dormimos en el monte sin comida, sin refugio y expuestos a todos los peligros de la naturaleza. No podemos regresar. Nuestras casas se quemaron dejando sólo cenizas”.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*