El Festival Internacional de Cine sobre Migración de la OIM empodera a las mujeres víctimas de la trata de personas en Madagascar

el DiarioSolidario

Un grupo de mujeres malgaches que fueron víctimas de trata de personas superó su miedo de hablar y la semana pasada estuvieron cuatro días dirigiendo y filmando sus propias historias de matrimonio forzado y esclavitud doméstica para un documental de lucha contra la trata.

La iniciativa, que tuvo lugar entre el 2 y el 6 de julio, forma parte del Festival Internacional de Cine sobre Migración de este año, una demostración del compromiso del festival de permitir e involucrar a las comunidades en el rodaje de narraciones migratorias desde sus propias perspectivas.

Madagascar es un país de origen de hombres, mujeres y niños sometidos a trabajos forzados, así como también mujeres y niños sometidos a la explotación sexual. Los niños malgaches, en su mayoría de zonas rurales, son sometidos a la prostitución, la servidumbre doméstica y el trabajo forzado en la minería, la pesca y la agricultura en el país.

Además, se estima que miles de mujeres malgaches trabajan como empleadas domésticas en el Líbano, Kuwait y Arabia Saudita; un número menor de trabajadores busca empleo en Jordania, Mauricio y Seychelles.

Las víctimas de trata que regresan de los países del Golfo informan diversas formas de abuso y explotación. Los informes sugieren que los hombres malgaches en Medio Oriente también soportan la explotación a través del trabajo forzado en los sectores de servicios y la construcción.

Trata de personas

Ambas realidades del tráfico nacional y transnacional han sido planteadas durante el taller de una semana de duración, el cual se basa en el aprendizaje entre pares e incluye debates editoriales, fotografía y técnicas de encuadre, así como también filmación y edición participativa. Uno de los ejercicios es contar historias entre los participantes para ayudar a crear vínculos, empatía y encontrar puntos en común entre las distintas historias.

Por primera vez en Madagascar, la OIM empoderó a las víctimas para que se convirtieran en los realizadores de una película de lucha contra la Trata de Personas para ayudar a crear conciencia sobre un tema que, en muchas comunidades, permanece oculto o es tratado como un tabú. El equipo de facilitadores del Festival capacitó a los participantes utilizando la metodología de Video Participativo (PV) que, además de crear un producto final, es un proceso que cataliza la autorreflexión, el autoconocimiento, la transformación y el cambio.

Para que las mujeres se retraten con dignidad, pero sin correr el riesgo de revelar sus identidades, la mayoría optó por proteger sus rostros utilizando técnicas de contraluz o cubriéndose con tejidos fabricados localmente.

También adoptaron una solución creativa: presentarse sin revelar sus nombres reales, sino nombres de flores cultivadas en Madagascar. “Dalia”, “Ovy Ala”, “Menakely”, “Mavo Adala”, “Rosa” y todos los demás miembros se convirtieron en el grupo “Flora filmmakers” y produjeron el cortometraje Fleurs de l’Espoir (Flores de Esperanza) – un collage de 15 minutos de testimonios retratados a través de siete temas: Pobreza; Mentiras y Fraudes; Esclavitud y Abuso; Violencia; Matrimonio Forzado; En Busca de la Libertad y la Esperanza.

“Después del proceso, me sentí orgullosa porque no podía imaginar que pudiéramos producir una película como esta, especialmente después de todo lo que hemos pasado”, afirmó Lilas. Ella también dice haber aprendido muchas lecciones “porque compartimos muchas cosas entre nosotras”.

El viernes 6 de julio, la OIM y los participantes presentaron un avant-premiere especial para mostrar la película exclusivamente a sus amigos cercanos, familiares y autoridades asociadas seleccionadas. Blondine R., de 55 años, madre de “Mavo Adala”, cree que la película es muy útil para ayudar a evitar que otras jóvenes caigan en la trampa de la Trata de Personas como su hija. Cuando se le preguntó qué parte la conmovía más, ella con orgullo expresó: “Me gustó cuando mi hija dijo que las mujeres deben ser fuertes, seguras y ayudarse a sí mismas. Esto realmente me inspiró”.

El componente de sensibilización de la película también fue mencionado por uno de los participantes, que declaró: “Nos ha sorprendido a mis amigos y a mí. No sabíamos sobre este problema. Ha creado muchos interrogantes: ¿Qué podemos hacer al respecto? ¿Cómo podemos ayudar?”

En los próximos meses, la OIM y el Gobierno de Madagascar divulgarán la película producida en el idioma local (malgache) a comunidades y aldeas de todo el país.

“Esta es una gran película para crear conciencia porque realmente puede conmover, ya que fue hecha por las propias víctimas de la Trata de Personas y no por los actores. No hay muchas mujeres que acepten compartir sus historias, por lo que reunir todos estos testimonios en video es un paso crucial. Pero esto no es suficiente porque todavía hay personas que incitan a otros a irse. Necesitamos iniciativas más consistentes de todos los interesados ​​”, dijo Jeannie Rafalimanana, de la Dirección de Diáspora del Ministerio de Relaciones Exteriores.

A finales de año, durante la tercera edición del Festival Mundial de Cine de la Migración, se proyectará una versión internacional en todo el mundo.

Amanda Nero, directora del Festival y una de las facilitadoras de la iniciativa Participatory Video, dijo: “Para el Festival, es importante que no sólo sea una plataforma amplia para informar, educar y promover el debate sobre la migración, sino también para permitir a las comunidades afectadas que usualmente no tienen esa oportunidad, para filmar y compartir sus propias historias. Esto puede generar un cambio”.

Fernanda Baumhardt, experta del Consejo Noruego para los Refugiados de la Capacidad de Despliegue (NORCAP) y experta en el video participativo que apoya a la OIM, dijo que esta iniciativa está lejos de ser una actividad tradicional de comunicaciones. “Esto se trata de comunicación para el cambio social. Ayuda a las comunidades de migrantes afectadas a sanar y a recuperarse “, dijo Baumhardt.

“Por primera vez, invertimos la forma de comunicarnos sobre la trata de personas: en lugar de hablar, nos sentamos, observamos y escuchamos a las víctimas de la trata con sus propias palabras y sus propios medios, sus experiencias. Con eso, queremos poner énfasis en la capacidad de las personas para superar su trauma, y ​​mostrar que, si usted ha sido una víctima en algún momento de su vida, usted es, como ser humano, merecedor de mucho más, y nosotros no permitiremos que sea catalogado como víctima por el resto de tu vida “, dijo Clara Pérez, Coordinadora del Proyecto Contra la Trata.

El Proyecto del Video Participativo del Festival Mundial de Cine de la Migración de la OIM (GMFF, por sus siglas en inglés) es una iniciativa para amplificar las voces, empoderar y fomentar la cohesión social en las comunidades de migrantes afectadas.

La gira del taller comenzó en Amman, Jordania, en octubre de 2017. En noviembre, llegó a Malakal, Sudán del Sur, para trabajar con las comunidades que huyeron de la guerra y la violencia. En diciembre del año pasado, el taller se llevó a cabo para un grupo de migrantes que vivían en Ginebra, Suiza. En 2018, se llevó a cabo en un refugio indígena para migrantes venezolanos en el norte de Brasil.

Después de Madagascar, la próxima parada del proyecto será Afganistán para posobilitar que los retornados puedan contar sus historias de reintegración y esperanza. La iniciativa está financiada por el Fondo de Desarrollo de la OIM (IDF) y cuenta con el apoyo de NORCAP.

Fuente: OIM

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

 

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*