Katsikas, Grecia en febrero de 2019

Katsikas campo

Eduardo Bartolomé | Voluntario Refugee Support en Katsikas

Grecia siempre nos recuerda al sol, las islas y aguas transparentes, pero el invierno, sobre todo cerca de las montañas es frio y duro. Febrero en Ioannina se hace largo  y las noches dejan hielo y escarcha por todos los sitios. En 2015 Arbeiter Samariter Bund (ASB) una ONG alemana, levantó un campo de refugiados en Katsikas, un pueblo a 3 km de Ioannina en el noroeste de Grecia, muy cerca de la frontera  albanesa. Los fondos provenían de la Unión Europea y el gobierno griego también colaboró en los trabajos de construcción.

Un campo de refugiados es una explanada yerma con un montón de cabinas (mini casas prefabricadas) alineadas en hileras con un numero tipo B76 y con algunos recintos también prefabricados para espacios comunes como lavandería, sala de reunión, proyecto  de escuela (que nunca llego  a funcionar verdaderamente), consultorio médico, garita para el ejército…

BanjultoBiella
Katsikas campo
previous arrow
next arrow
ArrowArrow
Slider

Al principio se instalaron unos 400 refugiados procedentes de las islas Lesbos, Chios, Samos… La mayoría de ellos sirios, afganos, iraquíes, iraníes… huyendo de sus respectivas guerras.

Cada familia intenta instalarse en una cabina, lo más cerca posible de su comunidad y compartiendo con el resto los espacios comunes.

Nadie sabía muy bien cómo comportarse en los primeros tiempos, los refugiados siempre novatos al principio, conocieron a otras gentes de países que no sabrían muy bien situar en el mapa, todos cansados de viajar, asustados por haber dejado atrás una vida de la noche a la mañana, y con un futuro extraño delante del que les da mucho respeto hablar. Años después la mayoría sigue en el mismo sitio esperando unos papeles para poder continuar hacia  el norte pero  que no acaban nunca de llegar.

Los griegos empezaron a ver gente nueva que no saben muy bien de dónde viene, por qué ni para qué, por todos los lados. Comenzaron a ver a las ONG, voluntarios de otros países europeos, novatos como ellos que intentaban entender cuáles eran las prioridades más urgentes en los campos y que intentaban dar coherencia a su trabajo diario para provechar  lo más posible  los fondos de ayuda que se envían desde Europa.

A mí me toco venir con Refugee Support, una ONG inglesa cuyo lema es Aid with Dignity (Ayuda con Dignidad).

Devolver la normalidad

Esta organización surgió en 2015 cuando John Sloan y Paul Hutchings se encontraron en el campamento de la vergüenza de Calais (Francia)  echando una mano a la gente que se había instalado allí, esperando cruzar hacia Dover. Un día los dos decidieron unir fuerzas y ampliar horizontes viendo primero a Grecia: Alexandreia, Filippiada, LM Village, Doliana, Katsikas (guerra siria), luego a Bangladesh (Rohingyas), Tijuana – México (caravana hondureña).

Tienen un empuje y energía envidiable para estar presente de alguna forma en los puntos más conflictivos donde su ayuda es más necesaria, con la idea de devolver un poco de “normalidad”  a gente  que lleva demasiado tiempo instalada en la “no-normalidad y lejos de casa.

Refugee Support ha levantado en un antiguo hangar del ejecito griego cuatro  tiendas dentro del campo de Katsikas. Una tienda de comida con vegetales y frutas frescas, leche, azúcar, harina, arroz, pasta, pañales… y  tres tiendas de ropa (una para mujeres, otra hombres y  niños)

Un día en el campo

Quedamos todos en el café la pizza de Katsikas a las 9:00 AM, reunión  matinal para comentar el día anterior y repartir las tareas de hoy en el campo. Hace frío, caras de sueño y el café sabe a gloria. Dan (UK) comenta como ha ido el día anterior, los objetivos que deberíamos terminar esta semana y propone las tareas que cree deberíamos hacer cada uno. Se reparten intentando cambiar lo más posible entre nosotros para conocer lo mejor posible todos los aspectos del campo.

Mención aparte merece Dan, él coordina a los voluntarios que vamos llegando de diferentes países, siempre sonriendo y con calma explica con paciencia sus puntos de vista , por  qué es importante terminar las tareas que parecen simples a priori y siempre nos anima a ser más imaginativos  para aprovechar más el tiempo que tenemos. El lleva alrededor  de dos años implicado en el proyecto de Katsikas, casi sin descanso, hoy mucha gente está mejor de lo que hubiera estado sin su trabajo aquí.

Hoy el equipo está formado  +por Rhys (UK), Maggie (Australia), Florence (UK), Annica y Bettina (Dinamarca), Lorenzo (Italia), Paula y yo (España).

Bettina y Annica van estar todo el día en la tienda de ropa de mujeres, traer los abrigos desde el almacén, clasificar las prendas, revisar  y colocarlas en estanterías y  perchas… luego atender los clientes.

Paula, Maggie  y Lorenzo van a traer toda la comida que se necita para el día, leche, azúcar, arroz, garbanzos, harina, huevos… cargar y descargar las furgonetas.

Rhys elabora la lista diaria de puntos (tokens)  que  se van repartir diariamente cada residente.

¿No hay perejil hoy ?

Cada adulto va a recibir 100 puntos (tokens) que  son como billetes del Monopoly y sirven para “comprar” en las tiendas, cada  niño recibe 50 y  las mujeres embarazadas 150. Cada día una sección del campo recibe su sobre semanal  de puntos, para gastarlos normalmente al día siguiente pero en general cuando les venga bien. La parte bonita de esta idea es que se consigue que una familia tenga un presupuesto semanal para organizarse y “hacer la compra” en función de lo que  necesite. Pueden gastarlo en los artículos que prefieran, cada uno tiene su precio en puntos, y comentan “que las manzanas están caras a 20 pts/kilo”, “que hoy los tomates están menos blandos que ayer, así  que voy a llevarme menos arroz…”, “que las naranjas están muy buenas esta semana…” “¿ No hay perejil hoy ? “

Esto es lo más parecido que se puedo conseguir a volver a  hacer la compra en Alepo, Bagdag  o Kabul como hace años solían…

Abrimos a las 10:30h una vez repuestas todas las estanterías con los frescos del día que traen proveedores locales de Ioannina, con una calidad excelente por cierto.

Katsikas tienda
Katsikas tienda
Katsikas tienda
Katsikas tienda
Katsikas niña
BanjultoBiella
previous arrow
next arrow
ArrowArrow
Slider

Cada cliente hace cola a la entrada y se apuntan en la lista de espera, Fátima de Alepo va delante de Shia de Afganistán y detrás de Vincent de Guinea Konakry… van pasando de dos en dos porque hay dos cajas tablets-registradoras para el “ticket final”

Good Morning!!!, How  are you?, yesterday didn’t have my points , today tomatoes are better than yesterday…

God bless you my friend!!!

Los niños corren como gacelas a coger lo que les mandan sus madres, los más jóvenes vienen con la música a toda pastilla, los hombres  que compran solos dan mil vueltas antes decidirse a coger algo, las madres que traen dos o tres niños llenan la bolsa completa en 90 segundos y cuadran exactamente todo con la cantidad de puntos que traen en el sobre (no dejan de sorprenderme)

Suele terminar todo con un God bless you my friend!!! O Have a nice day my friend!!!

Por la tarde volvemos abrir la tienda de 14:00h a 17:00h.

Sobre las 15;00h los que pueden hacen juegos con los niños del campo, dibujos, máscaras recortables, futbol, vóley, saltar … sobre todo correr como un poseso  con un montón de niños detrás. Los días de sol es magnífico poder jugar fuera  con ellos porque nadie para de reírse durante un rato largo. Hoy Paula ha traído calcomanías y cada uno hemos terminado con por lo menos tres, a mí me ha caído una en la frente (literal).

BanjultoBiella
Katsikas jugar
previous arrow
next arrow
ArrowArrow
Slider

A las 17:00h cerramos la tienda y vuelves para casa con una sensación agradable de haber repartido todo lo previsto en el día y con otra de duda por otro día que pasan allí, algunos niños sin haber ido hoy a la escuela, algunos  jóvenes sin mucho que hacer  y todos en general otros dando mil vuelta a la cabeza mientras esperan.

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*