REAS: 25 años caminando por una Economía Solidaria

REAS

Blanca Crespo. REAS Red de redes.

La solidaridad es el camino, lo es desde los orígenes de la vida en la tierra y es la práctica que, junto a la cooperación, ha garantizado la supervivencia humana. Lo hemos visto recientemente en la crisis sanitaria del Covid-19, cómo gracias a mutitud de iniciativas de apoyo mutuo y solidaridad se ha podido amortiguar, desde los movimientos sociales y la sociedad civil organizada, los impactos de una crisis también económica, política y social, que venía de lejos y que, por desgracia, tiene pinta de haber venido para quedarse.

Pero esto no ha de ser así, tenemos como sociedad la posibilidad de cambio vinculada a cualquier momento de crisis. Para encaminarnos a la transición ecosocial que demandan movimientos transformadores como el ecologismo social o el decrecimiento, hemos de hacer una apuesta firme por propuestas económicas que, frente al lucro del capitalismo, ponen la perceptibilidad de la vida en el centro de su actividad. En este camino que debemos emprender para revertir la tendencia destructora de actual sistema, no partimos de cero ni estamos solas; el movimiento de la economía solidaria lleva, junto a otras corrientes de economía crítica o economías transformadoras, décadas apuntando las fallas del capitalismo y ofreciendo y generando alternativas económicas en el plano teórico y práctico.

REAS

En efecto, son 25 años los que cumple la Red de Economía Alternativa y Solidaria (REAS). Uno de los agentes referentes de este modelo, un importante hito cuyo recorrido esperamos pueda alumbrarnos en estos tiempos inciertos. Como recuerda el coordinador de REAS Euskadi, Carlos Askunze: “Los inicios estuvieron vinculados a iniciativas radicalmente innovadoras, que apuntaban ya una manera de pensar y hacer economía basada en la centralidad de las personas frente al capital o los beneficios. Iniciativas que nacieron con un fuerte compromiso de personas y organizaciones que tuvieron que nadar contracorriente -social, política y económicamente- y en las que depositaron mucho trabajo, solidaridad y una pasión incansable. Hoy somos lo que somos porque ellas lo fueron”.

De aquellas semillas, esta red

Hoy REAS Red de redes es una red confederal de ámbito estatal, conformada por 19 redes, 15 territoriales y 4 sectoriales, que integran a su vez a un total de más de 800 entidades y una base social de unas 50.000 personas vinculadas de diversa forma. La solidez de esta red se ha logrado gracias al trabajo continuo y colectivo en torno a su triple dimensión.

Pero, ¿cuáles son pues estas prácticas? Para ahondar en esta triple dimensión, REAS Red de redes impulsa herramientas como: el Mercado Social, red de producción, distribución y consumo de bienes y servicios que funciona con criterios éticos, democráticos, ecológicos y solidario para cubrir sus necesidades dentro de la red y desconectar de la economía capitalista tanto como sea posible; la Auditoría o Balance Social, herramienta de rendición de cuentas y medida de impacto social que se promueve de las empresas de Economía Social y Solidaria; o las Finanzas éticas, que no persiguen el lucro sino garantizar el derecho al crédito y promover proyectos que generen beneficios sociales y medioambientales. Se promueven también emprendimientos colectivos, así como se tejen alianzas con el ecologismo social o los feminismos, generando nuevos marcos como el que proponen las “Economías Transformadoras”, y se realizan funciones de incidencia política.

Noticia relacionada: La solidaridad vecinal da una prórroga a la Plataforma La CuBa ante la pasividad del Ayuntamiento de Madrid

La senda por recorrer

Si miramos hacia delante, sin duda encontramos aún grandes retos de futuro, como los que apunta Marian Diaz, consejera de economía feminista e investigación: La economía solidaria tiene por delante, al menos, tres grandes retos. El primero es que debemos aspirar a que prácticas económicas cooperativas y transformadoras como las nuestras estén presentes en todos los circuitos que necesitamos para vivir. El segundo reto es fortalecernos como movimiento transformador para conseguir que nuestra incidencia social y política crezca en estrecha colaboración con otros movimientos sociales generando cada vez alianzas más sólidas y estrategias conjuntas para luchar contra el capitalismo global”. Por último, Díaz nos apunta al enriquecedor proceso de diálogo mantenido con corrientes como la economía feminista, y con la necesidad de seguir profundizando en éstos así como en establecer otros puentes con otras economías críticas como la ecológica.

Como afirmamos al comienzo de la pandemia, buscando encontrar algunas claves para interpretar y comprender esta nueva emergencia de la mano de la Carta de Principios de la Economía Solidaria: nuestro actual sistema está basado en el crecimiento ilimitado sin atender a límites físicos ni sociales, lo que están ocasionando la destrucción de nuestro ecosistema (lo que se vincula al aumento del riesgo de propagación de nuevas enfermedades) y una profunda injusticia social a nivel global.

El centro de nuestra actividad no puede ser, por tanto, el lucro sino el bienestar social y la sostenibilidad, en el marco del paradigma de la sostenibilidad de la vida.

Transición

Es necesario, por tanto, revertir el proceso actual, construyendo territorios más habitables y resilientes, para la mejora de la salud ambiental y en pro de la biodiversidad, y llevar a cabo la transición ecosocial que nuestro planeta necesita. En este proceso, hemos de garantizar las necesidades básicas de toda la población, a partir de un sistema público de calidad y una corresponsabilidad social de los cuidados así como un reparto equitativo de las tareas entre el conjunto de actores sociales. En palabras de Sandra Salsón, secretaria de la red, es imprescindible “lograr presencia y visibilidad entre la ciudadanía y sobre todo conseguir que la economía social y solidaria sea una opción accesible para cualquier persona, especialmente para aquellos colectivos más vulnerables”. Desde REAS Red de redes seguiremos trabajando por ello, esperamos ser cada día quienes transitemos esta senda de solidaridad…

donacion-el-diario-solidarioBanner que redirecciona a la web www.eldiariosolidario.info

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*