227 activistas ambientales perdieron la vida de forma violenta en 2020

Zezico Guajajara activista
Zezico Guajajara, un Guardián de la Amazonia, fue asesinado a tiros en Brasil en 2020

el DiarioSolidario

227 activistas ambientales perdieron la vida en 2020 según recoge el informe “Ultima línea de defensa” de Global Witness. Por segundo año consecutivo las personas asesinadas de forma violenta han aumentado. América Latina lidera las estadísticas con 165 activistas. La región fue testigo, tristemente, de tres cuartas partes de los ataques letales registrados contra activistas ambientales y de la tierra.

Colombia acumuló 65 asesinatos convirtiéndose nuevamente en el país más afectado del mundo. Por su parte, Nicaragua, con 12, se convirtió en el lugar más mortífero para las personas defensoras considerando los asesinatos per cápita.

activistas asesinados 2021

De promedio, cuatro personas defensoras perdieron la vida de forma violenta cada semana alrededor del mundo, desde que se firmó el acuerdo climático de París en 2015. Sin embargo, la cifra se queda corta, ya que es probable que muchos casos no sean denunciados ante las crecientes restricciones al periodismo y otras libertades cívicas.

Explotación forestal

Al menos el 30% de los ataques registrados estuvieron directamente relacionados con la explotación de recursos. Entre las que se incluyen: la explotación forestal, la minería y la agroindustria a gran escala, las represas hidroeléctricas y otro tipo de infraestructura. La explotación forestal fue la industria vinculada a la mayor cantidad de asesinatos con 23 casos, con ataques reportados en México, Brasil, Nicaragua y Perú.

Noticia relacionada: 212 defensores del medioambiente asesinados en 2019

Los homicidios incluyen el caso de Óscar Eyraud Adams, indígena Kumiai y defensor del agua, asesinado en México. Después de oponerse a las industrias que contribuyen a la escasez hídrica en Baja California. Óscar se suma a muchos indígenas asesinados en 2020, reivindicando su derecho a la autodeterminación y protegiendo las tierras ancestrales de quienes buscan explotar sus recursos naturales.

“En un año en el que los países latinoamericanos sufrieron una crisis sin precedentes, una constante permaneció: la violencia contra las personas defensoras. América Latina ha sido consistentemente la región más afectada y, con demasiada frecuencia. Quienes se pronuncian por su tierra y nuestro planeta deben enfrentarse a la criminalización de los gobiernos, la intimidación en sus comunidades y el asesinato. Esta violencia sistémica es el resultado de décadas de impunidad para los perpetradores y las empresas que ponen la extracción y las ganancias por encima de la vida humana y nuestro medioambiente”. Marina Commandulli, activista de Global Witness.

Principales conclusiones del informe

  • Casi tres de cada cuatro ataques registrados ocurrieron en las Américas. De los diez países con mayor cantidad de ataques registrados, siete están en América Latina. En Brasil y Perú, casi tres cuartas partes de los ataques registrados sucedieron en la región amazónica de esos países.
  • Colombia es nuevamente el país con mayor cantidad de ataques registrados, con 65 personas defensoras asesinadas en 2020. Un tercio de estos ataques fueron cometidos contra indígenas y afrodescendientes, y casi la mitad fueron perpetrados contra pequeños agricultores.
  • En 2020 continuó el desproporcionado número de ataques contra pueblos indígenas, siendo el blanco de más de un tercio de estos ataques fatales. Además, se recogieron ataques contra personas defensoras indígenas en toda América Latina.
  • En Nicaragua se registraron 12 asesinatos, en comparación con los cinco que Global Witness documentó en 2019. Considerando los asesinatos per cápita, se convirtió en el país más peligroso para las personas defensoras de la tierra y del medio ambiente en 2020.
  • La cantidad de ataques en Brasil sigue siendo alta, con 20 asesinatos. El gobierno de Bolsonaro ha priorizado las industrias extractivas en las regiones del Amazonas y del Cerrado. Organizaciones de derechos indígenas y al menos seis de los partidos políticos de Brasil han alegado que el Covid-19 podría conducir a un “genocidio” de los pueblos indígenas de Brasil.
  • En los casos en que los informes señalan que las personas defensoras fueron atacadas por proteger determinados ecosistemas, la mayoría (70%) trabajaba para defender los bosques de la deforestación y del desarrollo industrial, algo vital en los esfuerzos por frenar la crisis climática. Tristemente, otras murieron por su trabajo al proteger ríos, áreas costeras y océanos.

Se el primero en comentar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*